Página 10 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © J J. Prieto Romero-J. C. Fortes Garrido, 2017
12
Independientemente de las polémicas relacionadas con su origen, lo
cierto es que los constructores navales debían tener un importante
conocimiento técnico en la ubicación, sujeción y equilibrado del timón para que
las embestidas de la mar no lo desencajase. La importancia de este hecho
queda patente en el primer viaje de Colón. La nao y las dos carabelas tuvieron,
en su primera etapa hacia las islas Canarias, un anticiclón de las Azores que
puso a prueba la solidez de sus timones de codaste. El 6 de agosto de 1.492,
“saltó o desencajase el gobernalle de la carabela Pinta donde iba Martín Alonso
Pinzón a lo que se creyó y sospechó por la industria de un tal Gómez de
Rascón y Cristóbal Quinto
8
”. El timón saltó dejando al buque sin gobierno. La
difícil reparación de la avería duró casi un mes, lo que da idea de la magnitud
de la avería.
Para ayudarnos a comprender la complejidad que suponía el timón de
codaste en el Siglo XV, se ha modelizado con el programa informático de
diseño gráfico 3D “Solidworks” el timón de la Nao “Santa María”, tomándose de
referencia las réplicas del Muelle de la Carabelas de Palos de la Frontera,
Huelva. Hecho esto, se ha podido apreciar la dificultad de conseguir un sistema
timón-codaste bien equilibrado, a la par que se concluye un ensamblaje de
gran solidez estructural e importante poder dinámico. Comparado con su
antecesor, el timón de codaste resulta un mecanismo muy complejo, en el que
son muchos los puntos a tener en cuenta a la hora de su diseño. Esto unido al
hecho de que un fallo provocaría la ingobernabilidad de la nave, nos acerca
más a la idea de que este mecanismo era el punto más crítico de todo el
sistema mecánico de la nave.
8
Tomás Urzainqui Mina, Juan María de Olaizola Iguiñiz. La Navarra marítima. Ed. Pamiela,
1998.