Página 15 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © J J. Prieto Romero-J. C. Fortes Garrido, 2017
17
s.XIX, aparece la patilla o talón del codaste, que consistía en un saliente en la
parte baja de popa del codaste del timón, donde se encajaba el macho más
bajo de éste. La introducción de la marcha atrás en los buques tuvo, y aún
tiene, repercusiones en el comportamiento del timón, pues las presiones sobre
la pala son diferentes. Un ejemplo de esto se puede ver cuando invertimos la
marcha, mientras avante hay que hacer el esfuerzo para meter el timón a la
banda, para ir atrás el esfuerzo se hace para devolver el timón a la vía.
Fig.11
Esquema de Timón actual en nave a motor.
Tras la época de los descubrimientos y la navegación a vela, llega la era
del vapor. Los buques cuentan ya con dos medios (alternativos o conjuntos) de
propulsión que son el vapor y la vela, conllevando esto un nuevo adelanto: la
cabeza del timón fue prolongada hasta dentro del casco mediante la instalación
de un conducto llamado timonera, (con el tiempo sería llamado limera). Dicha
prolongación sobresalía ligeramente por encima de la cubierta en la que se
deseaba instalar la caña.
La propulsión por ruedas de paletas no hacía incompatible la posición
del timón, ni tampoco su misma manejabilidad, dado que generalmente las
paletas iban situadas en ambos costados. En los casos de paletas centrales a