Página 19 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © Sergio Fernández Riquelme, 2017
24
idioma común, consumían sus productos mediáticos, pensaban como ellos y,
además, eran el instrumento privilegiado, y más próximo como “
primera línea
del frente
”, para la batalla por la transformación de las áreas en la nueva
colonización. Para Brzezinski eclosionaba una era histórica:
sin reglas de juego claras, inestable y peligrosa, con la identificación
de Estados Unidos como única superpotencia sobreviviente de la
guerra fría, y con la fragmentación y disgregación de las relaciones
internacionales en tres regiones: Europa, la zona de injerencia
japonesa y el Medio Oriente
”.
Pero en la frontera oriental algo falló. Muchas de las antiguas colonias
no querían volver a serlo; resonaba el viejo grito “
antiimperialista
” del ghanés
Kwame Nkrumah, medio siglo después, en numerosos discursos político-
sociales
46
. Las marcas de moda y la televisión por satélite atraían a muchos de
sus jóvenes, pero persistían regímenes “
oscurantistas y medievales
” que se
resistían a la asimilación completa. Ante ellos, y sus incipientes ramificaciones
proteccionistas o terroristas, se legitimaba un moderno modo de intervención
militar; la
vis
legitimaría la
potestas
, por medio de la capacidad militar de
Washington DC, como juez y parte, en cualquier espacio y en cualquier
momento. Su victoria sin paliativos, en las nuevas naciones surgidas de la
desintegración de la multiétnica Yugoslavia, demostraba la eficacia del sistema,
amparado institucionalmente bajo la OTAN o la ONU, pero sobre todo quién
mandaba y quién obedecía. Y la Guerra comenzaría a presentar numerosos
adjetivos: fría y caliente, preventiva y justa, controlada y limitada, étnica y
santa; palabras que hacían referencia para Carl Schmitt a esa nueva forma de
guerra civil mundial
” (weltbürgerkrieg) como consecuencia de la guerra
desacotada (
enthegung des krieges
) ante una Mundialización presidida por la
46
El político ghanés, panafricanista e independentista, Kwame Nkrumah popularizó el término
Neo-Colonialismo en su obra
Neo-Colonialism, the Last Stage of imperialism
(1965).