Página 31 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Ana Pujol-Soliano, 2018
P á g i n a
| 37
que no están apoyadas en la realidad. Tomemos al azar algunas de ellas.
¿Que cuándo las mujeres se han levantado para protestar de la guerra de
Marruecos? Primero: ¿y por qué no los hombres? Segundo: ¿quién protestó y
se levantó en Zaragoza cuando la guerra de Cuba más que las mujeres?
¿Quién nutrió la manifestación pro responsabilidades del Ateneo, con motivo
del desastre de Annual, más que las mujeres, que iban en mayor número que
los hombres?
¡Las mujeres! ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den
señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a
votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República? ¿Es que al
hablar con elogio de las mujeres obreras y de las mujeres universitarias no
está cantando su capacidad? Además, al hablar de las mujeres obreras y
universitarias, ¿se va a ignorar a todas las que no pertenecen a una clase ni a
la otra? ¿No sufren éstas las consecuencias de la legislación? ¿No pagan los
impuestos para sostener al Estado en la misma forma que las otras y que los
varones? ¿No refluye sobre ellas toda la consecuencia de la legislación que
se elabora aquí para los dos sexos, pero solamente dirigida y matizada por
uno? ¿Cómo puede decirse que la mujer no ha luchado y que necesita una
época, largos años de República, para demostrar su capacidad? Y ¿por qué
no los hombres? ¿Por qué el hombre, al advenimiento de la República, ha de
tener sus derechos y han de ponerse en un lazareto los de la mujer?
Pero, además, señores diputados, los que votasteis por la República, y
a quienes os votaron los republicanos, meditad un momento y decid si habéis
votado solos, si os votaron sólo los hombres. ¿Ha estado ausente del voto la
mujer? Pues entonces, si afirmáis que la mujer no influye para nada en la vida
política del hombre, estáis -fijaos bien- afirmando su personalidad, afirmando
la resistencia a acatarlos. ¿Y es en nombre de esa personalidad, que con