Página 7 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Ana Pujol-Soliano, 2018
P á g i n a
| 13
En veinte días quedó decidido el Anteproyecto remitido por la Comisión
Jurídica Asesora designada por el ministro de Justicia, Fernando de los Ríos.
Desde un inicio, Clara manifestó su postura sobre el voto femenino. En su
primer discurso en las Cortes, el 1 de septiembre, defendió el sufragio
femenino: “Dejad que la mujer se manifieste como es, para conocerla y para
juzgarla; respetad su derecho como ser humano; pensad que una
Constitución es también una transacción entre las tradiciones políticas de un
país y el derecho constituyente, como norma jurídica de los pueblos
civilizados, cada día se aproxima más al concepto de la libertad, no nos
invoquéis el trasnochado principio aristotélico de la desigualdad de los seres
desiguales (...)”.
3
Un día después, el 2 de septiembre, Clara tuvo que partir hacia
Ginebra como delegada del gobierno en la Asamblea de la Sociedad de
Naciones. Durante su ausencia, los adversarios del sufragio femenino
aprovecharon para hacer campaña contra el voto de las mujeres. De las
sesiones de Cortes de esos días nos han quedado varias muestras de esta
oposición, como por ejemplo la del diputado Novoa Santos que afirmó entre
otras cosas: “El histerismo no es una enfermedad; es la propia estructura de
la mujer. La mujer es eso: histerismo”. Otro diputado, el sacerdote Don Basilio
Álvarez dijo que se haría del histerismo una ley si se concedía a la mujer el
derecho a ser electora.
4
Es curioso ver como estaba fragmentado el Congreso en el tema del
sufragio femenino. Mientras que los diputados de la derecha estaban a favor,
puesto que conocían la influencia de los confesores en la manera de pensar
3
Íbídem.
Pg. 127
4
Ibídem
. Pg. 129