Página 10 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © A. Medina González, 2018
P á g i n a
| 51
representados en esta cara de la moneda son, por lo general, divinidades,
semidioses o alegorías, cuya vestimenta distaba mucho de parecerse a la de
los ciudadanos romanos a pie de calle.
A la hora de conocer las prendas que predominaron, conviene
diferenciar entre la vestimenta para hombres o mujeres, para niños o aquella
específicamente militar, sin olvidar que, según el estamento social, la
indumentaria también variaba. La prenda por excelencia de la moda romana
era la toga, una pieza de lana de forma semicircular o elíptica de gran tamaño
(
Fig. 6
). Pero la tan conocida toga en realidad era un traje masculino, que
sólo llevaban los ciudadanos de las clases altas. En las monedas aparece
con relativa frecuencia pues la mayoría de las figuras masculinas que se
representan en el reverso suelen ser deidades que van semidesnudas o con
indumentaria militar. Aunque siempre estuvo de moda, lo cierto es que la toga
era una pieza muy incómoda en la vida diaria, no sólo por la dificultad de
colocarla, sino porque entorpecía los movimientos.
Figura 6
. Reverso de un áureo acuñado por Diocleciano, donde puede verse a dos
hombres luciendo la toga.