Página 12 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero Espericueta, 2017
41
recuperar y restaurar los viejos templos que habían sido desmontados y
arruinados unos por el desuso, otros por los propios cristianos. Creía que la
legalización de todos los cultos —incluidos arrianos, atanasianos, etc—
conduciría al cristianismo a su propia autodestrucción. Asimismo, el 22 de
febrero de 362 firmó un edicto que reducía el uso del transporte estatal al de
los empleados públicos, por lo que quedaban exceptuados los obispos. La
amistad con Libanio —contrario al cristianismo— pudo influenciar tales
decisiones, teniendo en cuenta la breve estancia de Juliano en Antioquía, entre
julio de 362 y marzo de 363. Ambos conservaron la amistad y mantuvieron la
mutua admiración. El sofista veía en Juliano un modelo de conducta política y
ética encarnada en el príncipe (
speculum principis
)
10
.
En septiembre de 362 publicó un edicto sobre educación por el cual no
se permitiría a ningún maestro seguir su vocación religiosa sin obtener permiso
del Consistorio de su ciudad. En definitiva Juliano con este edicto pretendía
que ningún maestro cristiano enseñase a los autores clásicos ya que estaba
enseñando algo en lo que no creía, en algunos casos distorsionando la
realizad. Este fue uno de los edictos más controvertidos de su reinado ya que,
incluso, se produjeron manifestaciones y disturbios por parte de los afectados.
Algunos exaltados quemaron el 26 de octubre el templo de Apolo en Dafne.
Inmediatamente, juliano ordenó el cierre de la iglesia de Antioquía, y confiscó
su orfebrería de oro.
No obstante y, por regla general, Juliano se comportó siempre con los
cristianos como un emperador justo y sabio, abolió todas las leyes que
premiaban a delatores por denuncias, a menudo infundadas y se negó a
perseguir el cristianismo; jamás hostigó y encarceló cristianos por motivo de
religión, sabía que a la larga, eso le otorgaría más fuerza.
10
Su amistad con Juliano le permitió interceder por su ciudad y por algunos notables caídos en
desgracia. Vid. PEREZ GALICIA. Guillermo,
Retórica y Paideia en el Helenismo de la
antigüedad tardía: las cartas de Libanio
, Tesis doctoral, Universidad de Salamanca,
Salamanca, 2012, pp. 177-179. En esta Tesis podemos encontrar multitud de referencias a
la amistad entre ambos.