Página 18 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero Espericueta, 2017
47
romanismo clásico. Su admiración por el neoplatonismo, termina por dominarle
y ello le lleva a regar su pensamiento político, de sus ideas filosóficas.
Juliano es el prototipo de
vir profecto heroicis connamerandus ingeniís
,
tal como lo denominó Ammiano Marcelino, y consciente de ello, el emperador
se comporta como tal. Su paganismo es más una coartada a su declarado
recelo al creciente cristianismo y, a partir de este pensamiento, Juliano II
realiza cambios drásticos en su administración. Este hecho le llevó a
convertirse en un enemigo declarado de los cristianos; tras su muerte, la nueva
religión del Estado terminó por enterrar su período y “bautizarle” con el
sobrenombre de “Apostáta”, estigma que ha llevado su figura hasta nuestros
días.
Sus “Cartas” y “Discursos” son una magnifica herramienta para el
análisis de su carácter. Su virtud con la pluma nos muestra un Juliano refinado,
culto, elegante en la retórica, consciente de su papel en el destino de Roma. En
el citado epistolario, se observa palmariamente su condición de acérrimo
seguidor de los clásicos, con alusiones permanentes a los mismos y a los
dioses del panteón tradicional. Asimismo, su intercambio epistolar con Libanio
nos muestra un emperador que escucha
a través de sus canales de
confianza
y resuelve justamente cualquier litigio que le presenten. Justicia y
prudencia son dos axiomas inseparables en su mandato.
Juliano estaba plenamente convencido que la religión debía permanecer
supeditada al poder político. De hecho, rehabilitó el abandonado título de
pontifex maximus
, reorganizando un colegio sacerdotal en el cual los más
ancianos ostentaban el poder. Intentaba con ello debilitar la posición
preponderante del cristianismo de la vida pública, consciente de la creación
cristiana de una estructura paralela al estado muy peligrosa para la estabilidad
institucional.
Para concluir, debemos resaltar que el emperador Juliano, concebía la
restructuración del poder imperial como una herramienta en favor de la