Página 2 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero Espericueta, 2017
31
responsable; el emperador. Su corto reinado —apenas duró tres años— unido
a su etapa juvenil y sus hazañas como césar de las Galias le han convertido en
uno de los más interesantes personajes de la historia de Roma.
Su infancia
Flavio Claudio Juliano nació en Constantinopla el 7 de abril de 331 en el
seno de la familia imperial. Su padre, Julio Constancio, hermanastro del
emperador Constantino el Grande y su madre Basilina, hija del prefecto del
pretorio Julio Juliano, se habían establecido en Constantinopla con sus hijos
mayores tras un largo exilio provocado por Helena, esposa del emperador. El
fallecimiento de la augusta facilitó el traslado de la familia al epicentro político
del imperio; el nacimiento de Juliano en la parte oriental fue algo que le
marcaría profundamente en todos los sentidos y en uno especialmente: su
admiración por Grecia y el mundo clásico.
Muy pronto saboreó Flavio Claudio Juliano los desmanes de la dinastía a
la cual pertenecía. Tras la muerte de Constantino el Grande en 337, la
unificación del imperio que recaía en su persona se volvió a truncar por
voluntad propia. A su muerte este ingente territorio fue nuevamente dividido
entre sus hijos tras el reparto de Viminacium: Constantino II a sus 21 años
heredó la prefectura de la Galia
1
, Constancio, con sólo 20 le correspondió el
Oriente y la diócesis de Tracia y con tan solo 16 Constante heredó Italia, África
y la diócesis de Macedonia. La guerra civil no tardaría en sobrevenir. Los tres
augustos tomaron posiciones en sus respectivos territorios; Constantino II se
dirigió a su capital de Vienne, Constante partió hacia Milán y Constancio se
instaló en Constantinopla. Constantino II murió tres años más tarde en la
campaña con la que pretendía apoderarse de los territorios de Constante. A
partir de 340 sólo quedaron dos emperadores, no obstante, una conjura
encabezada por un oficial del ejército —el germano Magnencio— derrocó a
Constante asesinándole. La última batalla por la reunificación se libró en la
1
A la vez que ejercía la tutela de su hermano menor Constante.