Página 31 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero, 2021
P á g i n a
| 48
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
La existencia de ocio en las clases populares es prácticamente
inexistente. No obstante, debemos hacer una clara distinción entre las clases
populares que han obtenido un trabajo o las clases populares que viven de la
golfería. Para los primeros, el ocio se observa en un segundo plano, para los
segundos, la ociosidad irremediable rodea su forma de vida cotidiana.
Encontramos, aún así, algunos momentos de ocio dentro de la novela
de Baroja; ello nos sugiere un cierto esparcimiento de las clases populares,
en sus momentos libres de ocupaciones laborales e, incluso, fraudulentas.
Los componentes de las clases populares, gustar acudir a muy variados
locales donde reunirse y charlar; algunos de ellos estaban destinados a la
obtención de alimentos típicos como las Buñolerías, otros locales, como las
tabernas, ofrecen a sus clientes las típicas gallinejas y pedazos de bacalao,
pero también ofrecen vino, refugio de muchos desheredados para conseguir
la evasión de sus problemas, (caso de la taberna de la Blasa).
Otra de las distracciones de las clases populares eran los bailes y las
verbenas de los barrios. La
Kermesse
de la calle de la Pasión es un claro
ejemplo de este tipo de bailes organizados por hospicios y engalanados con
banderas y cadenetas de flores. Los bailes y ambigús populares son los
lugares ideales para lucir los nuevos trajes, símbolos de la ostentación
popular.
Juegos como el cané y la rayuela o los juegos de ballestilla cubrían el
ocio de los desheredados, siempre en busca de algún dinero conseguido
fácilmente.
Manuel también nos muestra algunos momentos de descanso en la vida
de las clases populares. El tiempo de ocio en las clases populares
trabajadoras, queda muy reducido o resulta prácticamente inexistente.
Manuel, en la casa del señor Ignacio, aprovecha un pequeño descanso tras la