Página 37 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero, 2021
P á g i n a
| 54
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
El decoro
No existe el decoro en la mayoría de nuestros personajes. Al menos, el
decoro como es o ha sido entendido por otros estratos sociales superiores.
Las pautas de conducta y las convenciones sociales de las clases populares,
son prácticamente inexistentes.
En los personajes que aparecen dentro de las clases medias, sí que
encontramos el decoro tal y como está concebido por estas clases. Doña
Casiana, siempre intentará poseer unas pautas de conducta que la distingan
del resto de la sociedad que la rodea. Doña Casiana es una alcohólica, no
obstante, siempre esconderá la botella (“el feto”). De igual forma, la patrona
pedirá respeto a los estudiantes hospedados en su pensión hacia Petra,
muerta tras una enfermedad mal curada. Doña Casiana, siempre buscará la
recuperación de una posición superior perdida.
Roberto Hasting se encuentra en la misma situación que Doña Casiana.
Pertenece a las clases medias, y como tal, posee unas normas sociales que
rige su conducta. Por un lado, Roberto, una de sus reflexiones -puestas en
boca del narrador- ve en los mendigos la suspicacia, la ruindad y la mala
intención, así como observa en los ricos la solemnidad, la gravedad e,
incluso, la pedantería. Esta reflexión sitúa a nuestro personaje analizado en
el estrato que hemos asignado. Una prueba más de ello puede ser, la visita
de Roberto y su prima a los barrios bajos. Esta visita está tratada por el autor
de la novela como un interés por algo “exótico” de una clase superior hacia
otra inferior, sus formas de vida cotidiana tan distintas, han despertando la
curiosidad de unas personas que se sienten alejados de esa realidad.
La postura que nos ratifica esta condición, será su aparición por el
Cuartel de María Cristina, un cuartel que daba su rancho a los mendigos.
Roberto se las arregla para comer allí, debido al pésimo estado de su
economía –sigue de meritorio en un periódico– , por el contrario, jamás