Página 40 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero, 2021
P á g i n a
| 57
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
su favor, descubrir a la sobrina de Doña Casiana en la habitación de un
estudiante, restituye la posición de Manuel o, al menos, le permite visitar en la
pensión a su madre.
Podemos afirmar que existe el “cotilleo” como forma de control social en
la pensión, localización de las clases medias en la novela. Existe un claro
cotilleo con el alcoholismo de la patrona, también existe un control sobre los
huéspedes; se fisga en el asunto del embarazo de Irene, también lo hacen
con respecto a Don Telmo y su posible implicación en el crimen de la calle
Malasaña. Este, quizá sea el ejemplo que ha quedado mejor descrito en la
novela sobre un proceso de control social. Don Telmo es acusado de ser el
asesino de Dª Celsa Nebot, pronto se forman dos facciones; una a favor de
Don Telmo y otra en contra. Hasta tal punto quieren ejercer un control social
que, incluso, son capaces de espiarle y registrarle su cuarto. La expulsión del
grupo, será la intención del control, por el contrario, en este caso no ocurre
así, ya que se demuestra la inocencia de Don Telmo.
Un diálogo esclarecedor de esta afirmación es un cotilleo que mantiene
la familia del señor Ignacio durante una comida. Una de las chicas del
vecindario, ha escapado con un hombre muy rico y casado, no obstante, al
estudiar el diálogo, observamos que en vez de servir de reprobación a los
actos de la muchacha, –es insultada por todos los vecinos del barrio– la
miseria y el hambre superan a la honradez que se debe mantener.
El Conejo
también es un “mecanismo de control” de estos barrios
deprimidos. Los líos de faldas que existen, los airea públicamente. En el
romance del
Lechuguino
con Milagros, el cotilleo también aparece. Todo el
vecindario conoce las relaciones de ambos, incluso, cantan tangos con letras
jocosas a Leandro. Esta actitud lleva a un desgraciado final a Milagros y a
Leandro.