Página 42 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero, 2021
P á g i n a
| 59
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
sobreviven a los débiles; este apelativo, parece sumarse a “la edad de
Darwin”.
Otro de los grandes temas que preocupan a los intelectuales españoles
va ha ser la consecución de una “regeneración de España”. Debemos tener
presente la frustración y el pesimismo reinante en los países latinos
europeos. Es lo que se ha venido denominando por algunos estudiosos como
“pesimismo latino”. Este pesimismo, se forja como un sentimiento de
inferioridad frente a las poderosas potencias sajonas y germana.
El sentimiento de frustración requería, como ya anunciábamos, un
potente impulso regenerador en todos los sentidos; político, social o cultural.
Las figuras de Joaquín Costa o Ángel Ganivet, son primordiales para
entender este sentimiento de recuperación nacional. El regeneracionismo
supone un paso al primer plano de la política española de una serie de
personas que ofrecieron a la Nación un programa de soluciones envueltas en
lenguaje pragmático y cientifista y con carácter de neutralidad política,
soluciones concretas a problemas concretos, casi todas de carácter
económico, social y cultural. Formado por personas de diversas procedencias
políticas, la mayoría no eran políticos profesionales. Pronto se unieron a este
grupo varios intelectuales, Cajal afirmaba de este grupo que sus “apóstoles”
eran Costa, Macías Picavea, Paraíso y Alba. Más adelante se unieron
Maeztu, Baroja, Bueno, Valle-Inclán y Azorín. El regeneracionismo se
introdujo, por tanto, en todos los ámbitos de la vida nacional.
Costa, afirma en su pensamiento que en España se han perdido los
hombres que se preocupan por el porvenir del país, a los que denomina
“aristocracia natural”; las minorías selectas. Por otro lado, se debe abaratar la
vida y mejorar la alimentación del español. Ello se lograría aumentando la
producción y suprimiendo el impuesto de consumos. Para aumentar la vida
media del español, se tiene que generar una amplia campaña de
higienización. Por consiguiente se deben arbitrar recursos extraordinarios