Página 58 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero, 2021
P á g i n a
| 75
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
temas sociales. No obstante, y si nos referimos a la aceptación de la obra
literaria por la sociedad, podremos decir que, ante todo pronóstico, la obra de
Pío Baroja fue bien recibida por el público general. En el prólogo de la edición
utilizada, Julio Caro Baroja, nos informa cómo la crítica acusó a la obra de
“demasiado fría y objetiva”, sin embargo, al público le gustó esta
particularidad. El autor se sintió admitido en los círculos literarios, a poco de
publicar
La Busca
.
La obra barojiana es uno de los mejores ejemplos de literatura como
fuente histórica. Su autor tiene conciencia de ello y llama la atención del
históriografo del futuro, curioso por conocer los hechos sociales de este
período. Incluso entabla una conversación con él, señalándole su intención de
escribir una especie de novela-folletín parecida a la escrita en París y que se
acerca a los bajos fondos, aunque esa idea fue desechada rápidamente. Este
fue quizá uno de los estímulos del éxito novelístico de la trilogía.
Para concluir, podemos afirmar que
La Busca
se convirtió en un espejo
de su tiempo. Nuestro estudio, por tanto, ha encontrado los fines perseguidos.
La situación histórica nos ha quedado bien definida gracias a nuestro análisis
de la obra literaria, por tanto, su investigación nos ayudará a la comprensión
de un período determinado; la Regencia de María Cristina, y toda la situación
social que surgió tras la crisis económica aparecida en los años ochentas y
agudizada con el derrumbe del mercado antillano (1898). En las grandes
ciudades, en este caso Madrid, se resintieron gravemente todas las
economías, llegándose a situaciones tales como las retratadas
magníficamente por Pío Baroja en
La Busca
.