Página 7 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © A. Medina González, 2018
P á g i n a
| 48
casada con Caracalla durante cinco años, en las monedas se representó con
diversos peinados.
La penetración del cristianismo en la sociedad romana también influyó
en la forma de peinarse. Si bien su entrada en el Imperio Romano se fecha en
el siglo I, no fue hasta dos siglos después cuando ganó más adeptos. Su
mensaje, que incitaba a la austeridad y a la discreción por parte de la mujer,
hizo que se volviese a la sencillez en los peinados: se dejan a un lado los
tocados, pelucas y bucles y se vuelven a poner de moda los moños sencillos
y bajos con la raya en medio. Por otra parte, la división del Imperio Romano
en el año 395 hizo que la presencia de Oriente se manifestara en diversos
ámbitos, como el de la moda. Así pues, la influencia del estilo oriental se hizo
notar en los peinados de algunos emperadores y emperatrices.
Pero la numismática no sólo nos informa de los peinados más
característicos de cada período histórico, sino que también pone en evidencia
la importancia de algunos complementos relacionados con el cabello. Por
ejemplo, algunos peinados se adornaban con redecillas entretejidas con hilos
de oro, llamadas
reticula
o
reticula aurea
6
. Las diademas en todas sus
variedades también fueron muy populares. Existían las
vittae
, una especie de
tiras de lana que adornaban los cabellos de las matronas romanas
7
.
En las monedas que representan a los hombres romanos, también
vemos esa evolución de los gustos tanto en el peinado como en la barba.
Hasta el siglo III a.C. los hombres llevaban cabellos largos y barbas
descuidadas, lo cual se asociaba a las “grandes virtudes masculinas”. En
6 Ruiz-Nicoli 2008: 57
7 Orfila, 2009: 22-23