Página 9 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © Mariano Caballero, 2021
P á g i n a
| 26
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
-
La lucha por la vida
: formada por
La busca
, (1904),
Mala hierba
(1904)
y
Aurora roja
(1905).
-
Tierra vasca
:
La casa de Aizgorri
(1900),
El mayorazgo de Labraz
(1903) y
Zalacaín el aventurero
(1909).
-
La raza
:
La dama errante
(1909),
La ciudad de la niebla
(1909) y
El
árbol de la ciencia
(1911).
Otras obras de Baroja y de gran importancia son: su primera obra,
Vidas
sombrías
(1900), libro de cuentos inspirado en apuntes sobre sus
experiencias de médico rural y en sus observaciones madrileñas, que
constituye el embrión de sus futuras novelas (entre otras cosas, por el esbozo
del tipo asocial y fracasado).
Camino de perfección
(1902), una de sus
principales obras, que por su acento de auto crítica y su carácter
“intelectualista” se enlaza con libros más tardíos. Seguirán
Aventuras,
inventos y mixtificaciones de Silvestre Paradox
, y
Paradox Rey
(1906),
La
feria de los discretos
, 1905 o
La dama errante
(1908). Aparte merecen las
novelas que componen la serie
Memorias de un hombre de acción
(22
volúmenes, 1913-35), ciclo narrativo en torno a la figura del aventurero
Eugenio de Aviraneta, incansable conspirador del s XIX. Este retablo puede
considerarse, desde el punto de vista de la invención de personajes y del
desarrollo de la trama, como la última gran producción barojiana. Precede, en
efecto, a una etapa de decadencia y agotamiento que se acentúa a partir de
Susana
(1938) y llega hasta su última novela,
El cantor vagabundo
(l950).
Presentan, en cambio, mucho interés sus memorias. Desde
la última vuelta
del camino
, en 7 vols., publicados entre 1944 y 1949 Baroja tuvo y practicó
una concepción de la novela como género que admitía todas las libertades y
variedades, desde la periodística hasta la del ensayo.
Juventud, egolatría
(1917),
Las horas solitarias
(1918) y
La caverna del humorismo
(1919) son
obras que ilustran ampliamente sobre sus ideas estéticas.