Page 12 - Artículo 2
P. 12

Año XXII, Número 39, enero 2022
           Depósito Legal M-34.164-2001

                 ISSN 1695-6214
                                                              Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS



                           Las  proporciones  de  los  planos  verticales  de  estos  patios  son,  sin
                    embargo,  inexistentes,  a  excepción  del  palacio  de  Malpica  –con  toda

                    probabilidad esta circunstancia se debe a la existencia de pies forzados, pero

                    no deja de ser algo a tener en cuenta–; no obstante, existen algunos detalles
                    que  nos  indican  su  intención  de  dotar  al  plano  vertical  de  cierta  jerarquía

                    organizadora a través de los órdenes, sobre todo en San Pedro Mártir y en
                    especial en el palacio arzobispal. Pero no dejó de ser un mero intento. Los

                    capiteles de las columnas demuestran el total desconocimiento de la norma
                    clásica,  en  ellos  se  observa  un  intento  de  aproximación  a  las  proporciones

                    propias de cada orden, pero no dejan de ser unos capiteles toscos, torpes,

                    mal moldurados, que más bien parecen sacados del recuerdo de lo que pudo
                    contemplar  en  el  tratado  serliano  que  de  una  lámina  impresa.  En  la

                    configuración de estos “pseudo órdenes” utiliza por primera vez en un patio la

                    basa de planta  cuadrada, elemento éste que en algunos casos (San  Pedro
                    Mártir)  aumenta  excesivamente  la  altura  del  piso  (el  bajo  en  este  caso),  o

                    produce,  por  el  contrario  (Malpica  o  palacio  arzobispal),  una  sensación  de
                    achatamiento del mismo.


                           La  sensación  final  es  la  de  encontrarnos  ante  unas  obras  que  han

                    perdido  la  delicadeza,  finura  y  exquisitez  que  había  logrado  en  trabajos
                    anteriores como el del patio del palacio arzobispal de Alcalá de Henares, por

                    poner un ejemplo, a costa de una abstracción y simplificación del modelo con

                    el objeto de imitar el recuerdo de un tratado que empezaba a estar de moda
                    en el mundo de la construcción del momento. A su favor podemos decir que

                    se aprecia la frescura propia de lo primitivo.


                           Mención aparte requiere el claustro de los Dominicos de Ocaña puesto

                    que  entendemos  que  es  realmente  el  primer  proyecto  perteneciente  a  esta
                    tercera etapa y obra bisagra entre uno y otro período. La influencia de Serlio

                    empieza a ser ya evidente, sobre todo en la molduración de cada uno de los
                    elementos  estructurales;  no  obstante,  la  utilización  de  la  típica  zapata





                               Historia Digital, XXII, 39, (2022). ISSN 1695-6214 © A. Santos, 2022                   P á g i n a  | 77
   7   8   9   10   11   12   13   14   15   16   17