Page 17 - Artículo 2
P. 17

Año XXII, Número 39, enero 2022
           Depósito Legal M-34.164-2001

                 ISSN 1695-6214
                                                              Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS



                                                           11
                    ejecutarse  previendo  este  particular .  Este  lienzo  no  lo  llevó  a  la  postre  a
                    efecto Hernando de la Sierra, pues en una visita efectuada por Covarrubias a

                    las obras, reprobó lo que había construido hasta ese momento por no tener

                    “arte ni saber para esta obra la echó a perder y gastó más de ciento y treintas
                                                                                                    12
                    mil maravedís...”  y se dio su labra a Lope de Burumburu, quien lo concluyó .

                           El  claustro  será  acabado  a  principios  del  siglo  XVII    por  García  de

                    Alvarado,  a  quien  se  adjudicaría  la  obra  el  14  de  enero  de  1601,
                    contratándola el día 22,  el cual debería levantar los tres paños que quedaban

                                                   13
                    por hacer por 5.700 ducados . Este arquitecto dio continuidad al diseño dado
                    por  Covarrubias  para  la  primera  de  las  pandas,  copiándolo  casi  de  forma
                    literal, aunque eliminando alguna ornamentación por exigencia de los frailes,

                    los cuales querían reducir gastos a toda costa. En función de estos datos es
                                                  14
                    evidente,  siguiendo  a  Zolle ,  que  los  pasos  del  jardín  al  claustro  de  las
                    pandas  este  y  oeste,  que  Fernando  Marías  denomina  “pseudoserlianas”  y
                                            15
                    atribuye a Covarrubias , serían en realidad obra de Alvarado, quien de esta
                    manera podía conservar las proporciones generales del patio, que encuentra

                    ya  dadas  por  Covarrubias  con  la  panda  construida,  y  mantener  el  mismo
                    número de arcos en todos los paños.


                           Nuestro  arquitecto  parece  ser  que  en  lugar  de  esta  solución  había

                    proyectado siete arcos para solucionar los paños más largos y seis para los
                    cortos.  En  las esquinas  hace  pilares  con  sus  basas,  sotabasas y  capiteles,





                           11
                             ZOLLE BETEGÓN, L., “El monasterio de San Bartolomé...”, pp. 274-275
                           12
                             AHN,  Libro de  Actos Capitulares, fol.  58vº, citado por  ZOLLE  BETEGÓN, L.,  “El
                    monasterio de San Bartolomé...”, Ibidem, p. 274
                           13
                             ZOLLE BETEGÓN, L., “El monasterio de San Bartolomé...”, p. 277
                           14
                             ZOLLE BETEGÓN, L., “El monasterio de San Bartolomé...”, p. 278
                           15
                             MARÍAS, F., La arquitectura del Renacimiento..., t. I, p. 218






                               Historia Digital, XXII, 39, (2022). ISSN 1695-6214 © A. Santos, 2022                   P á g i n a  | 82
   12   13   14   15   16   17   18   19   20   21   22