Page 18 - Artículo 2
P. 18

Año XXII, Número 39, enero 2022
           Depósito Legal M-34.164-2001

                 ISSN 1695-6214
                                                              Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS



                    repetidos,  con  dos  columnas  adosadas;  las  columnas  y  pilares  intermedios
                    serán  más  delgados  por  lo  alto  y  por  el  asiento  de  la  basa.  Tendrá

                    inicialmente  cuatro  alturas,  de  las  cuales  quedan  sólo  dos  en  tres  de  las

                    pandas  y  un  corredor  en  la  que  mira  al  mediodía.  El  suelo  inferior  está
                    resuelto con arcos de medio punto y balaustrada intermedia, el segundo con

                    arcos rebajados y claraboyas caladas gótico-renacentistas muy bien labradas
                    y el corredor, arquitrabado, con columnas con zapatas de piedra para recibir

                    las vigas de madera y balaustrada intermedia.


                           En  esta  obra  repite  Covarrubias  elementos  ya  utilizados  con

                    anterioridad, como los arcos mixtilíneos del segundo piso y la decoración de
                    rosetas en los intradoses de las arquerías. La decoración es muy abundante;

                    además de lo ya indicado: medallones, ovas, conchas, trofeos, acanaladuras
                    y capiteles fantásticos (machos cabríos, grifos, águilas, ángeles...). Por otra

                    parte,  introduce  elementos  nuevos,  como  la  solución  de  las  esquinas,  que

                    más tarde repetirá en otros patios (Hospital de Tavera, dominicos de Ocaña y
                    alcázar  de  Madrid).  Covarrubias  se  vio  condicionado  al  trazar  este  claustro

                    por la existencia de otro anterior, de ahí que se observe alguna desproporción
                    e indefiniciones en el conjunto. Alvarado se vio obligado a dar continuidad a

                    estas desproporciones en la  parte  que le fue contratada, pero dio solución,
                    como  ya hemos visto,  a la más importante, la imposibilidad de  proseguir el

                    intercolumnio dado por Covarrubias para el paño menor en el paño más largo.

                    Lo hizo mediante lo que Fernando Marías denomina una pseudoserliana. La
                    adjudicación  al  maestro  Alvarado  de  la  autoría  de  este  elemento

                    arquitectónico resuelve la dificultad que entrañaba dársela a Covarrubias en
                    tanto en cuanto este elemento es propio del lenguaje serliano, lenguaje que a

                    fecha de 1535 era desconocido incluso en la misma Italia. Asimismo, resuelve

                    las dificultades que se venían encontrando a la hora de analizar esta obra y
                    encajarla  entre  las  restantes  proyectadas  por  nuestro  maestro  por  esas

                    mismas fechas (1535). La mayoría de los elementos arquitectónicos trazados
                    por  Alvarado  presentan  unas  proporciones  menos  estilizadas  que  las  de




                               Historia Digital, XXII, 39, (2022). ISSN 1695-6214 © A. Santos, 2022                   P á g i n a  | 83
   13   14   15   16   17   18   19   20   21   22   23