Page 9 - Artículo 2
P. 9

Año XXII, Número 39, enero 2022
           Depósito Legal M-34.164-2001

                 ISSN 1695-6214
                                                              Historia Digital colabora con la Fundación ARTHIS



                           Covarrubias  centra  su  atención  desde  un  primer  momento  en  la
                    organización y proporcionalidad de los vanos tanto en planta como en alzado

                    hasta el punto de olvidarse del aspecto más creativo de la obra y no consigue

                    alejarse lo suficiente de su referente, la obra de Lorenzo Vázquez, como para
                    conseguir un estilo totalmente propio. Sus propuestas no dejan de ofrecer un

                    exceso decorativo con motivos arcaicos. El empleo de esta acusada y profusa
                    ornamentación mediante  grutescos le vincula especialmente a lo que  se ha

                    venido  denominando  “el  plateresco”,  por  varias  consideraciones:  en  primer
                    lugar, porque concentra esta decoración en los elementos más destacados –

                    portadas,  ventanales,  soportales  de  patios  o  claustros  y  escaleras–,

                    quedando el resto de la edificación exenta de estos motivos, a excepción de
                    obras ya de por sí singulares, como las capillas, sacristías, etc. En segundo

                    lugar, porque no hace una clara distinción entre lo que es estructura y lo que

                    es ornato, es decir, confiere mayor importancia al carácter decorativo de los
                    elementos estructurales que a su propia función sustentante, hasta el punto

                    de  ser  éstos  utilizados  en  algunos  casos  sólo  como  meros  objetos
                    ornamentales  sin  que  soporten  carga  alguna.  Por  último, porque manifiesta

                    un  evidente  complejo  de  horror  al  vacío  muy  característico  de  este  tipo  de
                    obra.


                           Otra  de  las  características  más  acusadas  de  este  período  en

                    Covarrubias es la ausencia de los órdenes clásicos en la composición de sus

                    alzados. En su lugar utiliza las columnas abalaustradas o las basas cilíndricas
                    para el diseño de portadas y repite una y otra vez, tanto en portadas como en

                    interiores  y  patios,  los  diversos  modelos  de  capitel  propios  del  estilo  de
                    Lorenzo Vázquez (el de vaso estriado con corona de hojas sobresaliente o el

                    de potentes volutas de azucena en el ábaco), o en su lugar los típicos con

                    cabeza  de  carnero  de  la  escuela  de  los  Egas,  todos  ellos  interpretaciones
                    libres del original capitel corintio (en muchos casos podrían confundirse con

                    interpretaciones  del  capitel  jónico  precisamente  por  su  desproporción  y
                    formas confusas), y por último en los patios y claustros abusa de las zapatas




                               Historia Digital, XXII, 39, (2022). ISSN 1695-6214 © A. Santos, 2022                   P á g i n a  | 74
   4   5   6   7   8   9   10   11   12   13   14