Página 10 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2018
P á g i n a
| 64
confianza como para que fuesen validos y, a su vez, extrapolables a otras
zonas para poder trabajar a un nivel macro.
Erkoreka en su trabajo para el País Vasco utiliza el censo de 1920 por
considerarlo el más ajustado a lo que sería la población de 1918, basándose
en estudios demográficos que afirman que desde la pandemia hay un repunte
del 1,44 % de la población vasca. Nosotros hemos preferido realizar una
media entre los censos de 1910 y el de 1920, lo que nos dejaría –a nuestro
criterio- un saldo poblacional más ajustado que utilizando tan solo el de 1920.
Una vez obtenidos los resultados de esta fase de la investigación y tras
resolver la primera de las dudas planteadas pasamos a intentar corroborar la
segunda de nuestras hipótesis. Era el momento de buscar información en los
libros de sesiones en los diferentes archivos históricos municipales, en los de
sesiones de Cortes a través de internet y en las publicaciones periódicas del
otoño de 1918. De esta búsqueda se obtuvieron diversos resultados que, tras
una contextualización histórica general, presentamos.
Orígenes de la cepa de gripe española de 1918.
La
influenza
o gripe española, que recibe su nombre por haber sido
estudiada y seguida su incidencia en España con mayor intensidad que en
otros países, fue la epidemia más grave de todas las que se sufrieron en el
siglo XX, llegando a matar en 1918 en torno a 40 millones de personas en
todo el mundo (Echeverri, 1993).
A diferencia de otras cepas de la enfermedad, que tradicionalmente
afecta con más intensidad a niños y ancianos o a grupos de edad
comprendido entre los quince y los sesenta años con enfermedades crónicas
–especialmente de tipo respiratorio-, la de 1918 atacó con gran virulencia a
jóvenes y adultos sanos –entre 15 y 45 años-, provocando entre estos más
víctimas que la misma guerra mundial.