Página 24 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 108
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
permanente de olor y pestilencia que llegaba a las alcobas a las que, por otra
parte, nunca penetraba la luz del sol. Los servicios básicos de alumbrado y
agua eran bastante deficientes; por ejemplo, en 1907 sólo 10 de cada 100
viviendas, contaban con este último servicio. Para estas fechas no sólo las
viviendas presentaban condiciones precarias, sino también, los lugares de
trabajo
18
y las escuelas
19
; recordemos que estas últimas resultaban pequeñas
para acomodar a un gran número de alumnos en su interior, además de estar
pésimamente ventiladas y no tener patio de recreo. Como consecuencia de
tales circunstancias, las enfermedades eran frecuentes y, en ocasiones,
alcanzaban proporciones de epidemias, como la de la viruela en 1903, o la de
la gripe en 1918. Aunque toda la población sufría los efectos de las
18
MOLINER Y NICOLÁS, Francisco: “Aspecto social de la tuberculosis” (1896). Discurso leído
el día 24 de enero en el Ateneo Científico de Valencia con motivo de la apertura del curso de
1895 a 1896 en MOLERO MESA, Jorge:
Estudios médico sociales sobre la tuberculosis en la
España de la Restauración,
Ministerio de Sanidad y Consumo, Madrid, 1987, pp. 69-89. El
doctor Moliner refiriéndose a la Tisis en el trabajador manifestará lo siguiente: (…) “
La
enfermedad merma sus fuerzas y cuando ya no puede trabajar, sin jornal, y a veces, pasa sin
comida, sus últimos días, en el hospital, si llega a ingresar, no tiene nada que ver con la tisis de
las clases acomodadas, llevada al lienzo, al teatro, o, a la literatura romántica y desarrollada
entre alfombras y damasco”.
El Dr. Moliner consciente de la deficiente atención sanitaria que
se dedicaba a las clases más humildes, además de las deficientes condiciones de los locales
en los que trabajaba la clase trabajadora, favoreciendo así la propagación de enfermedades y,
en particular, de la tuberculosis, propuso la creación de “granjas-sanatorios” en las que se
ingresara a los enfermos más pobres, donde con un tratamiento combinado de reposo,
helioterapia, dieta y vigilancia médica, los afectados de la “peste blanca”, pudieran conseguir la
recuperación de la salud.
19
BARTRINA, Jesús:
El problema de la primera enseñanza en Valencia,
Ed. Tip. Domenech,
Valencia, 1912, pp. 8-9. Sobre la situación profiláctica de las escuelas se puede consultar a
FEO CALVO, Mª Dolores: “Las condiciones materiales e higiénicas de los locales.- escuela de
primera enseñanza en España y en el País Valenciano al inicio de la Restauración
en
L´Educació al món urbà
, Publicaciones Diputació de Barcelona, 1987, pp 132-145