Página 25 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 109
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
deficiencias higiénicas, los niños padecían especialmente el acoso de todo
tipo de enfermedades. Las tasas de mortalidad alcanzadas, en esos años,
fueron espeluznantes y nos señalan con claridad las nefastas secuelas.
Según datos del estudio realizado por el doctor Ricó-Avelló
20
en el
quinquenio 1906-1910 fallecieron en España -que contaba, entonces, con una
población de 18 millones y medio- 191.000 niños, mientras, en Inglaterra, con
44 millones de habitantes, fallecieron, en ese mismo período de tiempo,
197.400 niños, proporción, por tanto, bastante inferior. La tasa de mortalidad
general durante la década de 1910 fue de 26,40
, sólo comparable a países
con muy bajo desarrollo sanitario y cultural como Egipto y Rumanía. Dentro
del panorama tan desolador, existía especial preocupación por la
tuberculosis
21
, porque su incidencia en las tasas de mortalidad era evidente y
considerable. Las estadísticas oficiales señalaban a mediados de la década
de 1910 una media de 33.000 a 34.000 muertes producidas por la
tuberculosis.
Durante el siglo XIX, el pensamiento médico
22
europeo había analizado
las relaciones causales que había entre la miseria, las malas condiciones de
20
RICÓ AVELLÓ, Carlos:
Historia de la Sanidad española
1900-1925,
Ed. E. Giménez, Madrid,
1969, p 113
21
PULIDO, Ángel: “La Tuberculosis y su profilaxia social”
Conferencia popular dada en el
Instituto Nacional de Previsión el 5 de junio de 1916 con motivo de la celebración de la Fiesta
de la Flor en Madrid, Edit. Impr. del Asilo de Huérfanos, Madrid, 1916, p. 11. El doctor, Ángel
Pulido, fue Director General de Sanidad y Consejero del Instituto Nacional de Previsión.
22
El primer grupo organizado que intenta luchar contra la Tuberculosis, en España, surge en
Valencia, en 1900, impulsado por los Doctores, Francisco Moliner y Vicente Peset. Este grupo
se denominó
“Liga Española contra la Tuberculosis y de Socorro a los Tísicos Pobres”
y su
máximo empeño era que el Gobierno promulgara una “Ley Protectora de los Tísicos Pobres”.
Al no lograrlo, el grupo fue disuelto, pero sí logró la promulgación de la Ley Dato que creaba un
organismo llamado “Gota de Leche”, tendente a la protección de la infancia y a mejorar el
trabajo de niños y mujeres, que posteriormente estaría, muy ligada, a la lucha antituberculosa.