Página 26 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 110
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
habitabilidad de las viviendas, la dieta pobre y sin variedad y un número
considerable de enfermedades y óvitos. La medicina, a partir de entonces, se
concibió como una
ciencia social
y dentro del ámbito educativo empezó a
haber un especial interés por dotar a las escuelas de un adecuado clima
higiénico, ya que la convivencia diaria de un abundante número de niños
durante tantas horas, facilitaba el contagio de las enfermedades.
Fue el año 1906 la fecha clave, tal como hemos aludido antes y tras
varios intentos frustrados, para organizar la primera colonia escolar
valenciana. La iniciativa partió del Patronato de la Juventud Obrera de San
Vicente Ferrer de la ciudad de Valencia, cuyos objetivos y actividades hay
que enmarcarlos dentro de la doctrina social de la Iglesia, diseñada,
fundamentalmente, en la encíclica
Rerum Novarum
23
del papado de León XIII.
En 1903, nace la Asociación Antituberculosa Española que en 1904, por Real Orden de 17 de
junio, logra englobar todas las Luchas Antituberculosas Provinciales y Locales.
En España, el primer sanatorio no privado para combatir la tuberculosis, se debió a la
tenacidad y constancia de Francisco Moliner. La aportación estatal fue mínima; en su mayor
parte, los fondos se consiguieron con la campaña del “céntimo diario” que se inició entre los
obreros valencianos y, posteriormente, con el apoyo del periódico
El Socialista
, se logró reunir
hasta 140.000 céntimos de todos los obreros de España, menos de Madrid, que consideraban
que el sanatorio no debía ser un centro benéfico altruista, sino una necesidad de justicia social.
Este Primer Sanatorio Antituberculoso para Tïsicos Pobres, se inauguró con 14 pacientes el 15
de julio de 1899; no logró el reconocimiento de Sanatorio Nacional, aunque, una Real Orden, sí
reconocería a Porta Coeli, como Obra Benéfica Particular, encomendando su gestión, a una
Junta de Patrones.
23
La Encíclica
Rerum Novarum
fue promulgada por el Papa León XIII, el viernes 15 de mayo
de 1891. Es la primera encíclica social de la Iglesia católica. Trataba sobre las mejoras a
introducir en las condiciones de vida de las clases trabajadoras. Se apoyaba en el derecho
laboral para poder formar sindicatos pero sin aproximarse al marxismo, al tiempo que apoyaba
el derecho a la propiedad privada. La Encíclica ante todo pretendía paralizar la
“descristianización” de las masas trabajadoras, en un período en el cual la credibilidad de la
Iglesia veíase disminuida debido a que el mundo obrero se inclinaba por las ideas