Página 28 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Julio Gómez Villar, 2017
77
Que los túrdulos constituían una
fenua
a parte lo corroboran las
palabras de Estrabón cuando dice de los turdetanos (recuérdese que para
Estrabón turdetano y túrdulo son sinónimos)
… Tienen fama de ser los más
cultos de los íberes; poseen una "grammatiké", y tienen escritos de antigua
memoria, poemas y leyes en verso, que ellos dicen de seis mil años. Los
demás íberes tienen también su "grammatiké"; mas ésta ya no es uniforme,
porque tampoco hablan todos la misma lengua.
Como se puede ver Estrabón utiliza el vocablo ibero con un
sentido mas genérico, refiriéndose quizá a todos los habitantes de la Península
o quizá a aquellos que no son celtas, pero queda bien claro que se hablan
diferentes idiomas.
Avieno nos menciona una serie de tribus que parece ser
pertenecieron a la
fenua
túrdula, etmaneos, ileates, cilbicenos, tartesios, como
Avieno narra hechos de hacia el V. C. hemos de pensar que dichas tribus
existían en esas fechas, pero desconocemos, si se van a prolongar en siglos
posteriores, muy posiblemente no porque ni Plinio ni Ptolomeo las mencionan,
da la impresión que para las fechas de la conquista cartaginesa, es decir, hacia
el III a. C. entre los túrdulos las asociaciones de tribus ya han dejado de existir
se han creado fuertes Estados como ha sido el reino de Tartessos o como los
que existían en el tiempo de la conquista Romana como se puede ver en el
caso de Culchas (Liv. 28.133) (12), a quien Polibio (11.20) llama Kolichas,
que era rey de más de 28
oppida
o como es el caso de Luxinio, rey de las
civitates
de Carmo y Bardo.
Plinio nos habla de la
regio
de Beturia, en el vocabulario pliniano
regio
tiene significado de tribu, pero en este caso lo mas probable es que esta
regio
de Beturia sea un recuerdo del pasado....
La región que se extiende desde el
Betis hasta el río Guadiana, fuera de las tierras mencionadas, se llama Beturia
y se divide en dos partes y otros tantos pueblos: los célticos, que lindan con
Lusitania y son del convento Hispalense, y los túrdulos, que habitan en los
confines de la Lusitania y de la Tarraconense y acuden a Córdoba para las