Página 29 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2018
P á g i n a
| 83
pleno, comprar y adquirir todo cuanto fuere necesario –material, médicos,
fármacos, etc-. Esta propuesta fue secundada por todos los demás
concejales de manera unánime
20
.
En muchos consistorios la enfermedad llevó a que se suspendieran los
plenos de los ayuntamientos para evitar concentraciones de personas de
cualquier tipo
21
. En algunos casos, como en la localidad de Ahillones, varios
miembros de la corporación municipal fueron presa de la enfermedad, que se
cobró la vida del alcalde y de, al menos, uno de sus concejales
22
.
La existencia de una fuerte masa proletaria de mineros, ya había
determinado desde principios de siglo el fortalecimiento del asociacionismo
obrero, haciendo que Azuaga se convirtiera en uno de los más potentes focos
del movimiento obrero en Extremadura
23
. Arraigaron de manera especial las
20
AHMA. L.12. Registro de actas de sesiones del pleno. Pleno celebrado el 12 de octubre de
1918. Fols. 267-268. También en AHMA. L.12. Registro de actas de sesiones del pleno.
Pleno celebrado el 19 de octubre de 1918. Fol. 269. En esta sesión queda detallado un
gasto de 1130,08 ptas en medicamentos, cantidad que fue abonada al farmacéutico de la
localidad Manuel Riera Gallo. También figura otro gasto de 646,20 ptas en medicamentos
destinados a la beneficencia.
21
AHMVLL. Registro de actas de sesiones del pleno. 26 de Octubre de 1918. 19.5. Fol. 35v. El
pleno no se vuelve a reunir hasta el día 14 de diciembre. Se suspendieron los plenos de los
días 2, 9, 16, 23 y 30 de noviembre y el del 7 de diciembre. El motivo es la incomparecencia
de los concejales, probablemente motivada por la epidemia.
22
AHMAH. 9.4. Registro de actas de sesiones del Pleno. Año 1918. Fols. 58-ss.
23
Ejemplo de esta fuerza y del grado de compromiso del asociacionismo proletario es el hecho
de que en esta villa se comenzara a publicar en 1911 el periódico La Verdad Social, que tras
cambiar su sede a Badajoz, terminaría convertirse en el principal órgano de la prensa obrera
pacense. Aunque no hemos tenido acceso a ningún ejemplar de esta publicación, no es difícil