Página 31 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2018
P á g i n a
| 85
Desde un punto de vista histórico debemos considerar esta
preocupación mostrada por la prensa como una muestra de la expresión y
sentir popular de los españoles. La gravedad de la epidemia y su difusión por
este medio de comunicación atrajeron la atención de unos ciudadanos que
comenzaron a exigir medidas a sus representantes políticos y sindicales. La
precariedad económica y las malas condiciones de vida de una gran parte de
la masa poblacional llevó a la movilización social en busca de mejoras
sociosanitarias.
La carencia de medios humanos y materiales en el ámbito sanitario
puso de manifiesto la obsolescencia en la que se encontraban unos servicios
médicos que, tras verse sorprendidos y desbordados por la magnitud de la
epidemia, clamaban por una reforma de la ley sanitaria y por la creación de
una ley de epidemias (Blacik, 2009; Villar-Rodriguez y Pons-Pons, 2016).
Estas reivindicaciones tuvieron su espacio en la prensa de la época.
Con ello se hace patente el papel jugado por la prensa ante una
situación de crisis sanitaria como la de 1918, informando y modulando las
reacciones de la población, así como creando un estado de opinión sobre el
gobierno de turno. Tal es así que durante los meses finales de 1918 y los
primeros de 1919 la discusión se trasladó al Congreso de los Diputados y al
Senado. Las intervenciones de Largo Caballero, Besteiro, Silvela, Maura –al
que la crisis pasó factura política- o Andrade y Uribe dan buena cuenta de
ello.
Aquel 1918 fue el año en el que se inició el trienio bolchevique,
marcado por la inestabilidad social provocada por la infección, el desempleo,
la escasez de alimentos –especialmente de cereal- carbón, medicamentos,
etc, que terminó reflejándose en huelgas y manifestaciones promovidas por
diferentes asociaciones obreras.