Página 32 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2018
P á g i n a
| 86
En el ámbito político esta situación se reflejaba en una crisis que
afectaba de manera directa a los dos grandes partidos de la Restauración.
Tanto era así que el mismo rey amenazaba con la abdicación,
vislumbrándose ya las primeras sombras de la dictadura que se establecería
en 1921. La gripe vino a sumarse a los temas de debate en el Senado y en el
Congreso de los Diputados, convirtiéndose en arma arrojadiza entre los
diferentes grupos con representación en estas instituciones. Ejemplo de ello
lo encontramos en los diarios de sesiones del 23 de octubre y del 14 de
noviembre de 1918, por poner tan solo dos de los muchos casos existentes.
El 23 de octubre, los diputados socialistas Largo Caballero y Besteiro
se quejaban del retraso constante que venía dándose en el suministro de
ayuda sanitaria y de medicamentos a las zonas más afectadas del país,
denunciándose por parte del PSOE
24
las nefastas condiciones de vida en las
que se encontraba la inmensa mayoría de la población española –más grave
aun en una Extremadura muy subdesarrollada-. En otras intervenciones,
estos mismos diputados reprochaban al gobierno la tardanza en decretar
oficialmente el estado de epidemia
25
, denunciando como los enfermos
quedaban desasistidos en pequeñas localidades de todo el país y como
familias enteras que habían contraído la gripe no tenían ni quien les ayudase
24
En
El Socialista
, publicación periódica del PSOE, figuran diversos artículos publicados a lo
largo de todo el año referentes a la epidemia. Puede consultarse online a en la hemeroteca
digital del Archivo de la Fundación Pablo Iglesias.
25
No se decretó hasta el 27 de septiembre, cuando ya había pasado la primera oleada y la
segunda empezaba a causar sus estragos. Al igual que se hizo durante la primavera, el
gobierno confiaba en que la enfermedad desapareciese por sí sola. Subestimar la
importancia de la epidemia no hizo sino agravar una situación que terminaría por explotarle
al gobierno en las manos.