Página 35 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 119
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
limitaciones que le imponían su trabajo docente y entrega psicológica al
mismo, así como su dedicación solidaria, caritativa y humanitaria que le
llevaron a desempeñar puestos de responsabilidad en diversas instituciones
como La Junta de Protección a la Infancia o la Junta de Colonias escolares
junto con su tarea de publicista, conferenciante o literata, le impidieron la
posibilidad de materializar un matrimonio como era habitual en la época.
Aunque sus aspiraciones al mundo de la cultura la alejaron del matrimonio,
ella, al igual que otras mujeres de su tiempo, se sintieron atraídas por
aquellos oficios del sector social que les consagraban las cualidades de
corazón y de dedicación que tradicionalmente se había atribuido a las
mujeres. Fuera de la casa, las mujeres “solas” o solteras con un nivel cultural
aceptable y elevado debían ser portadoras de las virtudes domésticas en
el
ancho mundo, mejorando el nivel moral de fábricas, hospitales, escuelas y
otras instituciones públicas. En ese sentido, tanto los países protestantes
como los católicos participaron de la llamada “cuestión social” y muchas
mujeres dieron prueba de su iniciativa personal ocupando puestos de
responsabilidad, iniciándose en los problemas socioeconómicos o en el
debate político; María Carbonell se declinó por lo primero.
El éxito de la mujer en múltiples asociaciones de carácter benéfico o
de socorro, propagó también la persistente idea, según la cual, había oficios,
específicamente femeninos, volcados inexorablemente hacia la educación y,
sobre todo, hacia los diferentes sectores de la sanidad y protección social. El
surgimiento histórico de las llamadas
“mujeres solas”
, se convirtió en una
solución de recambio de la sociedad
holista
del Antiguo Régimen. Mientras
en las sociedades industriales, el individuo podía ser anónimo, egoísta o
sublimado, liberado o crítico, la mujer sola, apareció como heredera de los
movimientos religioso y puritano de renovación y constituyó una respuesta
que volvió a los grandes principios del Iluminismo y de la Revolución
Francesa; por una parte, una mirada puesta a la luz de la razón para sacar