Página 36 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 120
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
del abismo de la ignorancia a la gran masa de población, y por otra, el
reclamo insistente de los preceptos de igualdad, justicia y fraternidad.
Cada vez más, las asociaciones y ligas de todo tipo –para la moralidad,
la higiene, etc– solicitaron el esfuerzo de estas mujeres que como María
Carbonell no esperaron nunca ningún tipo de retribución por “este trabajo de
amor”; el cuidado de la ciudad era como el de la casa, gratuito. La visita a
domicilio, destinada a la localización de gente desfavorecida, resultó ser cada
vez más rigurosa. Muchos documentos sobre determinadas situaciones
familiares, se fueron apilando en las sedes de las asociaciones, formando un
verdadero archivo de la pobreza. De esta manera muchas mujeres, entre
ellas, María Carbonell, fueron adquiriendo un saber social y una familiaridad,
rayanos, en la profesionalidad.
Por la ley de 12 de agosto de 1904 de Protección a la Infancia
32
,
quedaban sujetos a la protección de la misma, los niños menores de diez
32
Los cometidos que tenía el Consejo y las Juntas de Protección a la Infancia eran los
siguientes:
1º.-
Vigilar periódicamente a los niños sometidos a la lactancia mercenaria,
procedentes de las Inclusas, o entregados por los padres;
2º.-
Hacer que las nodrizas tuvieran
los documentos en regla (estado civil, estado de salud, conducta y condiciones físicas, permiso
del marido si fuera casada, referencia de la partida de nacimiento de su hijo/a para demostrar
que éste/a tenía más de seis meses y menos de diez), sin cuyo requisito no podían ejercer su
industria;
3º.-
Procurar los medios conducentes para garantizar la salud y emolumentos de las
nodrizas;
4º.-
Proponer recompensas a las nodrizas que lo merecieran, así como a las
personas que realizaran actos de premio, previstos en el reglamento;
.-Cuidar de la puntual
observancia de las disposiciones sanitarias o de buen orden interior que se relacionaran con la
vida de los niños menores de diez años, recogidos en casas - cunas, asilos, talleres, etc
; 6º.-
Indagar el origen y género de vida de los niños vagabundos o mendigos menores de diez años
que se hallaran abandonados por las calles o estuviesen en poder de gentes indignas, evitando
su explotación, y mejorando su suerte, para lo cual debían protegerles, directamente,
valiéndose de las Sociedades benéficas o particulares, y dirigiendo a la Superioridad, las
oportunas denuncias de actos delictivos;
Procurar el exacto cumplimiento de las leyes de 26
de julio de 1878, 13 de marzo de 1900 y 21 de octubre de 1903 y de cuantas disposiciones