Página 37 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 121
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
años. Dicha protección comprendía desde la salud física y moral del niño,
pasando por la vigilancia de los que habían sido entregados a la lactancia
mercenaria o estuviesen en casa-cuna, taller, asilo, etc, hasta todas aquellas
circunstancias que, directa o indirectamente, pudieran referirse a la vida de
los niños durante este período. La acción de protección debían ejercitarla el
Consejo Superior de Protección a la Infancia, presidido por el Ministro de la
Gobernación, las Juntas Provinciales bajo la presidencia del Gobernador y las
Juntas Locales, presididas por el Alcalde.
Si la ayuda indiscriminada al pobre comenzó a cuestionarse ya en los
tiempos modernos a golpe de revueltas, recesión económica y convicciones
productivas, excluyendo del valor meritorio, la limosna y planteando el
problema en términos sociológicos y de interés público por parte de figuras
representativas como ya lo fueron en su tiempo, Lutero y Vives, un doble
objetivo perseguía, ahora, la sociedad liberal contemporánea en su asunción
de la pobreza: ayuda y moralización. La atención a los necesitados desde
una perspectiva individualizada, fruto de la piedad particular y no de
obligaciones transferidas al Estado, significaba un aval de supervivencia.
Orden público, tranquilidad de conciencia y afanes aleccionadores se
escondían en la nueva sensibilidad que propugnaba la asistencia material al
pobre. La beneficencia pública en los países considerados cultos, iba
relegando sus deberes a Sociedades Benéficas, que impulsadas por la
caridad, se ocupaban, unas, de proteger al niño, creando casas-cunas y
proporcionando alimento y ropa a niños pobres y, otras, amparando a las
madres en lactancia. Por otra parte, en el terreno de la instrucción, el ideal
educativo que se pretendía propugnar desde sectores más concienciados por
legislativas o gubernativas se relacionaran con el trabajo de los niños en espectáculos públicos,
industrias, venta ambulante, mendicidad profesional, etc.
; 8º
Elevar al gobierno de S. M.
memorias detalladas con datos estadísticos y gráficos, respecto a todos los particulares donde
se señalen los resultados obtenidos por la Ley.