Página 42 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 126
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
contrarrestar los males que aquejaban a nuestra desventurada sociedad”
36
.
La mujer estaba llamada a combatir la miseria y la ignorancia. La educación,
obra lenta
de”
amor y redención”
debía comenzar en la escuela de niñas,
utilizando el radio de acción e influencia de la mujer en la familia y de forma
gradual después en la sociedad. No bastaba con saber coser y bordar,
escribir y calcular, era necesario también aprender a amar a la sociedad
desde la infancia. La mujer debía interesarse por las buenas obras sociales,
inspirándole simpatías vivísimas, pues había personas desgraciadas, débiles,
hijos/as del trabajo que se lanzaban a la conquista de la vida sin apoyo, ni
protección alguna. El deber social, en armonía con el profesional, exigía de la
maestra de primera enseñanza así como de las futuras enseñantes que
verificaran la hermosa siembra del amor desinteresado de la humanidad”.
La
extensión y propagación de las virtudes sociales darían por resultado que la
instrucción se difundiera, que la mujer no encontrara cerrados todos los
caminos cuando quisiera trabajar, que la caridad “
pasara de instinto a
sentimiento, razonando, y no arrojando al azar la limosna”.
En suma,
interesándose, la mujer, con ardor por el bien público, se podía conseguir que
la opinión general, no sólo se sensibilizara, sino que pudiese sostener toda
demanda justa y a la vez benéfica para toda la sociedad. Una vez más, la
regeneración
de España, estaba en la concienciación de los problemas y en
la voluntad de hacer y realizar nobles y desinteresadas empresas por el
conjunto de toda la sociedad. El destino del porvenir de la sociedad estaba en
manos de la función social de la madre y también de la maestra. Por tanto, la
formación y cometidos de ambas eran fundamentales y esenciales para el
progreso y la armonía social, un mito incuestionable del regeneracionismo
socioeducativo.
36
El Eco de Cartagena,
Año XL, nº 11. 727,
(8 de diciembre de 1900), SÁNCHEZ
CARBONELL, María, “La mujer y la obra social”, p. 12