Página 44 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Historia Digital
, XIX, 34, (2019). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2019
P á g i n a
| 121
necesarios entre una elite sacarócrata, cada vez más poderosa y decisiva en
la vida política y económica de la isla.
A su vez la administración jugaba otra baza: con la excusa de la
protección de los bienes e intereses de los hacendados, colocaba sobre el
terreno unidades que no solo ejercían funciones de tipo policial y de lucha
contra la delincuencia, sino que ejercían un control efectivo sobre el territorio
y se dedicaban a la obtención de información sobre el terreno. Sirva como
ejemplo el Central Caracas sito en Cienfuegos; fundado por Manuel
Rodríguez del Rey y adquirida en 1861 por Tomás Terry Adans como
indemnización por un préstamo impagado por el primero, contaba este central
con la protección de veinticinco guardias civiles cuyos sueldos eran pagados
directamente por el dueño.
A través de la Cuenta General de las Cantidades Recaudadas y
Empleadas en el Segundo Tercio que publicaba la Comisión de Hacendados,
una de cuyas copias se conserva en la Widener Library de la Universidad de
Harvard, sabemos que las cantidades recaudadas desde 1869 hasta 1872
ascendieron a 1.249.751 pesos. Estas cantidades se obtenían a través de
una contribución autoimpuesta del tres y medio por cien sobre la renta líquida
de las fincas rusticas de las jurisdicciones de Cárdenas, Colón, Ságua,
Cienfuegos, Villa-Clara y Remedios. A estas se sumaban una serie de
donativos que realizaban las empresas de ferrocarriles que operaban en
ellas.
Por jurisdicciones, los mayores aportes económicos los realizaron Colón y
Cárdenas con 348.977 y 283.142 pesos respectivamente, seguidos de
Cienfuegos (163.538 pesos), Ságua (145.226 pesos), Remedios (80.621
pesos) y Villa Clara (72.242 pesos). Para hacernos una idea aproximada de
las cantidades que aportaban grandes propietarios podemos poner el ejemplo