Página 44 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 128
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
se distinguieran en su organización, desarrollo y funcionamiento. En
concreto, la normativa señalaba como su objeto o sus fines específicos: el
ahorro a interés compuesto; la constitución de dotes infantiles; la formación
de pensiones de retiro para la vejez; y cualquier otra obra de previsión o de
bien social, tal como los seguros de enfermedad, popular de vida, cantinas,
colonias y viajes escolares, las obras antialcohólicas, de cultura, de higiene
social, etc. Una Real Orden de 11 de mayo de 1912 (
Gaceta
de 4 de julio)
dictaba el reglamento para su ejecución.
Por espacio de muchos siglos la escuela primaria no tuvo más objetivo
que enseñar a leer, escribir y contar. Poco a poco, se fueron añadiendo
nociones ligeras de los distintos ramos del saber y en la primera década del
siglo XX ya se tenía el convencimiento de que la instrucción, por sí misma, no
era más que un mero instrumento para la adquisición de mayor grado de
cultura que tenía como fin hacer un buen papel o cometido en la sociedad.
Por otro lado, se ponía cada vez más el acento en la educación integral del
niño con tal de prepararlo para las luchas de la vida. En este sentido y dentro
del discurso liberal de la época del cual participaba también María Carbonell
en su perspectiva social, estaba más que justificado que el maestro o la
maestra pusiera en contacto a los niños con los usos que la misma sociedad
empleaba para que al salir éstos de la escuela y verse como ciudadanos de
derecho no se encontraran distanciados de la misma. Todo maestro/a que se
sintiera persuadido/a de su alta misión y que trabajara de forma solícita por el
bienestar de sus alumnos debía esforzarse en darles y enseñarles las
sabias
reglas del bien vivir
, infundiéndoles el verdadero espíritu de previsión,
haciendo arraigar en ellos el hábito de la economía por medio del ahorro bien
entendido en armonía con las demás virtudes sociales, porque no sólo el
trabajo sino el ahorro y la previsión podían contribuir a transformar el mundo.
La Mutualidad Escolar, como toda la Pedagogía, sería obra estéril en manos
de aquellas personas que no tuvieran la vocación suficiente,
“ilustración y