Página 47 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Historia Digital
, XIX, 34, (2019). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2019
P á g i n a
| 124
Civil o de ex miembros de la institución en los principales ingenios de la isla
32
.
Ejemplo de ello es el Central Merceditas (perteneciente a la Compañía
Azucarera Gómez Mena, sita en Melena del Sur y dependiente de la
comandancia de La Habana en lo que a seguridad se refiere), que contaba, a
semejanza del Caracas, con veinticinco hombres para garantizar su
protección.
Este hecho, sumado a otros tantos ejemplos encontrados en los que
infraestructuras de la Guardia Civil o el Ejercito eran costeadas por cámaras
de comercio o agrupaciones de propietarios de haciendas, nos lleva a pensar
que el Estado –hacia el periodo final de la colonia- aprovechó el precedente
creado con el Segundo Tercio para mantener algunas de las contribuciones y
gravámenes sobre los propietarios y comerciantes de la isla para intentar
reducir su propio gasto militar.
Con todo, a partir de las leyes de Amalgama, fue el Estado quien tuvo que
hacerse cargo del coste del mantenimiento de la Guardia Civil en Cuba
incluidos el pago de los sueldos y haberes, del alquiler, compra y
mantenimiento de las casas cuartel, así como de todos aquellos gastos que
hasta ese momento habían recaído sobre la Comisión de Hacendados
33
.
32
AHN, Ultramar, Fomento de Cuba, Leg. 154, núm. 17. Testimonio del cuaderno de
notas del expediente promovido por D. Manuel Calvo en solicitud de permiso para tener en
su finca guardias particulares. Este propietario contrató en 1880 a dos ex-miembros de la
Guardia Civil para “atender la vigilancia de los campos y al mejor orden entre los empleados
y trabajadores de la finca”.
33
AHN, Ultramar 4738, Exp. 9. Sobre pago del transporte de municiones para la Guardia
Civil (Año 1974). El Ministerio de Guerra traslada al de Ultramar la comunicación que dirige al
capitán general de Cuba informándole de que, la Administración Militar se hacía cargo del
importe del transporte de municiones para los Tercios de la Guardia Civil de la isla, por
carecer estos de fondos. AHN, Ultramar 4407, Exp. 3. La Subinspección de la Guardia Civil
de Cuba solicita a la Junta de la Deuda del Tesoro de la isla, que se haga cargo de la
reparación de la casa que ocupan en La Víbora, ya que ésta fue embargada a su dueño el
infidente Melchor de Salazar (1972). AHN, Ultramar 1229, Exp. 27. Que la Administración