Página 54 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 138
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
moral. Bajo esta perspectiva hay que entender, entonces, la aportación
regeneracionista de María Carbonell en el mundo del higienismo escolar, la
protección a la infancia y la mutualidad escolar.
El regeneracionismo socioeducativo de María Carbonell no aportó un
ideal femenino controvertido, sino más bien vino a representar el prototipo de
mujer ilustrada, crítica, apasionada y concienciada, a la vez, con los
problemas sociales y educativos del momento, que aportaba con su
inteligencia y su visión nítida de la realidad, un claro cometido de acción
social vivamente “regeneradora”. Para ella, “
la mujer, sólo, por lo que sentía,
inspiraba, influía, aconsejaba, prefería, podía contribuir en gran manera, a
utilizar los bienes y a contrarrestar los males que aquejaban a nuestra
desventurada sociedad”.
La mujer estaba llamada a combatir la miseria y la
ignorancia. La educación, obra lenta
de”
amor y redención”
debía comenzar
en la escuela de niñas, utilizando el radio de acción e influencia de la mujer
en la familia y de forma gradual después en la sociedad.
Por otro lado, el carácter benéfico
-
asistencial que caracterizó, de forma
general, a la mayoría de las actuaciones llevadas a cabo no sólo en España
sino en otros países europeos, en materia de higienismo, protección a la
infancia y mutualidad escolar viene a demostrar, una vez más, que sobre la
base de la justicia social, la protección a la infancia tuvo, a nivel individual y
social, una fuerte motivación religiosa si cabe, pues el deber de caridad
seguía impulsando, las actitudes y las conductas de muchos de los
comprometidos con la problemática y el desamparo de los menores, de
acuerdo con el precepto evangélico que demandaba a los cristianos, socorrer
a los pobres y desvalidos. No obstante, aunque podemos manifestar que, de
forma muy general, se mantuvo esta tónica, debemos matizar con denuedo,
que fueron las propias iniciativas de impulso y voluntad las que desde el
compromiso cívico, laico de la sociedad liberal democrática tomaron apresto y
conciencia sobre la propia “cuestión social” y dicha circunstancia fue la que
llevó a determinados educadores y políticos a alertar sobre la necesidad de