Página 6 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XXI, 37, (2021). ISSN 1695-6214 © M. S. Sánchez, 2021
P á g i n a
| 90
Año XXI, Número 37, Enero 2021
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
Paralelamente a este agravamiento social, sostenido particularmente
por las clases sociales más desventajosas, el sentido caritativo y benéfico de
atención socioeducativa propio de la España del ochocientos fue adquiriendo
importancia y con la llegada del siglo XX inició su andadura con nuevas
perspectivas. El Estado español paralelamente a lo que venía siendo ya la
tónica europea, pretendía tener mayor protagonismo y, por esta razón,
declinó su actuación a intervenir en la protección de la infancia a través de
una legislación pertinente. Desde comienzos del siglo XX fueron
combinándose concepciones y actuaciones de reforma e intervención estatal,
cada vez más secularizadas, con medidas protectoras que se irían
convirtiendo en instrumento de integración social como fue el caso de la
escolaridad obligatoria, que más que llegar a ser un puro mecanismo de
control social, buscó, ante todo, amparar al niño en virtud de su
vulnerabilidad.
De este modo, el Estado hizo suya la obligación inexcusable,
perentoria, moral y material, de proteger a la infancia de acuerdo con lo que
demandaban ya ciertos sectores sensibles de la sociedad como señal
inequívoca de “civilización”, de “avance moral y social”, de “cultura
humanitaria” y de lo que algunos empezaron ya a denominar “higiene moral” .
La construcción desde la higiene del concepto de “salud” ofreció a la
burguesía un instrumento indispensable para ejercer un control neutral sobre
los comportamientos humanos al desarrollar mecanismos pacíficos para
poder hacer frente a los problemas sociales.
La figura de María Carbonell Sánchez estuvo ligada a este marco
sociocultural. Maestra de profesión, pedagoga infatigable y ligada desde sus
raíces familiares a la Sociedad Económica de Amigos del País, participó de
su sustrato ideológico en lo que supuso la preocupación de dicha Sociedad
por las cuestiones educativas, pues la herencia del optimismo ilustrado
consideraba la educación como la panacea de las soluciones económicas,
sociales y políticas. Los ilustrados estimaban que cuando “las luces”