Página 7 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2018
P á g i n a
| 61
analizar documentación primaria resta consistencia, desde nuestro punto de
vista, a las tesis formuladas por la autora.
Una publicación que ha puesto en cuestión tanto la forma de abordar la
investigación como las cifras exageradas de muertes causadas por la
pandemia, que han venido dándose desde la historiografía anglosajona, es la
realizada por Antón Erkoreka y su equipo desde la Universidad del País
Vasco (Erkoreka, 2006). Realizada a partir de una muestra representativa de
la población vasca de la época, este autor extrapola los datos obtenidos tanto
a nivel nacional como internacional para corregir a la baja los fallecimientos
causados por la gripe H1N1 en 1918. Para esto Erkoreka y sus colaboradores
si que van a los registros civiles a vaciar la información contenida en ellos,
trabajando con los documentos que certifican la causa principal de la muerte.
Este equipo además de las defunciones en las que se especifica de manera
fehaciente que es la gripe la causante, añade a la cuenta de esta enfermedad
aquellos óbitos causados por patologías pulmonares que pudieron ser
consecuencia directa de aquella.
Esta investigación, elaborada desde el ámbito de la Historia de la
Medicina, tampoco entra a analizar las repercusiones históricas que la
enfermedad produjo en la sociedad. La principal motivación de la
investigación es rebatir los datos dados por otros autores que, como hemos
dicho, consideraba eran demasiado abultados. Un aporte interesante es el
referente a la incidencia de la morbilidad y mortalidad en los pequeños
núcleos de población. Aunque de entrada pudiéramos pensar que los grandes
centros urbanos fueron los más afectados, Erkoreka muestra como las tasas
de mortalidad de algunas de las localidades de menor entidad superaban con
creces a las de mayor tamaño.