Página 8 - editorial

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 30, (2017). ISSN 1695-6214 © Julio Gómez Villar, 2017
57
carácter mas provisional, este el caso de la asociación de los galaicos, que
parece ser que fue una asociación de
nadus
celtas y lusitanos que se unieron
para enfrentarse a la República Romana, lo mismo que los celtíberos que fue
una asociación de tribus que se unieron con el mismo fin, pero el numero de
tribus varia a lo largo de la guerra y por ello los diferentes autores incluyen a
unas tribus o a otras dependiendo de las fases de la guerra, los celtíberos,
dependiendo de unos autores o de otros o más bien dependiendo de unas
fechas o de otras, se extendían por un espacio más extenso o menos extenso,
esto se puede explicar no por invasiones o por movimientos de pueblos, sino
por la temporalidad de las asociaciones, a veces la asociación la componen un
determinado número de
civitates
y otras veces otras. Algo semejante se podría
decir de los galaicos, éstos, al parecer, constituían una federación de tribus que
se unieron contra Roma a finales de siglo II a. C., lo pensamos así porque una
tribu no suele tener una extensión tan enorme (las tribus para que sean
manejables suelen tener una dimensión menor, ya que no es fácil establecer
asambleas o resolver conflictos cuando hay grandes distancias). Es muy
posible que también los bárdulos, los cántabros, los astures, los vascones etc.,
constituyeran federaciones de tribus formadas de una forma más o menos
temporal para enfrentarse a los romanos o a cualquier otro enemigo. De todos
modos resulta bien difícil saber cuando un gentilicio se refiere a una federación
de tribus, a una tribu o a una
civitas,
entre otras cosa porque los mismos
autores antiguos no establecían diferencias, así por ejemplo Plinio emplea la
palabra
populus
tanto para designar a una tribu como para designar a una
civitas
.
Algunas tribus es muy posible que vengan de muy antiguo y es
muy posible que tengan mayor continuidad en el tiempo, pero desconocemos
cuanto, por otro lado la información que tenemos viene en su mayor parte de
autores de los siglos I d. C. (Estrabón, Plinio) y II d. C. (Ptolomeo) y de las
tribus de que nos hablan es muy posible que para estas fechas muchas de
ellas hayan dejado de existir, mientras que otras es muy posible que sigan