Página 10 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Gaspar M. Chí Góngora, 2018
P á g i n a
| 103
regular más y controlar a sus provincias en materia fiscal, económica,
agrícola y judicial.
Para llevar a cabo esta titánica empresa, la figura del subdelegado fue
primordial, pues fungió como entidad omnipresente del gobernador. Con la
aparición de los subdelegados en los partidos, (excepto el de Mérida); el
Intendente-gobernador se convirtió en eje rector.
13
En tiempos de escasez de maíz, estos personajes fueron primordiales, pues,
se encargaron de colectar, acopiar y comprar maíces en sus respectivos
partidos, y contratar arrieros para su traslado, con el fin de asegurar el
sustento de la población bajo su jurisdicción; como, para abastecer a la
ciudad de Mérida. Cabe destacar, su papel paternalista y poder conferido, le
permitió, establecer relaciones tanto con los curas de los pueblos a su cargo,
como, con los caciques mayas. De tal manera, las acciones del subdelegado
para socorrer a la población en tiempos de escasez de maíz, estuvo en
relación recíproca y coordinada con las diversas autoridades locales
religiosas y autóctonas.
13
Desde su aparición en las últimas décadas del siglo XVIII el subdelegado jugó un
papel importante en la organización, justicia social y sobre todo aseguramiento del bienestar
común de los pueblos a su cargo principalmente en tiempos de escasez de maíz. Las
fuentes documentales de la época nos advierten un antagonismo entre su deber ser y su ser,
puesto que muchos indios y religiosos veían en esta autoridad un “usurero”, monopolista,
“logrero” y una “caridad” hipócrita, pues según pobladores hacia un uso indebido de su
cargo para beneficiarse y obtener un provecho personal en el acopio y venta de maíz en
tiempos de escasez en otros lugares o para el pósito. Castillo, 2002, pp. 50-52. por otra
parte algunos comisionados y autoridades, en sus informes reflejan en esta figura un ser
lleno de buenos sentimientos, protector, defensor de indios y caritativo, encargado de auxiliar
a los “indios y vecinos pobres” con maíz en tiempos de escasez a precios e para que asistan
sus hijos a las escuelas de primeras letras. Castillo, 2002, pp.52-53.