Página 10 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Historia Digital
, XVIII, 31, (2018). ISSN 1695-6214 © José Marcos García Isaac, 2018
125
preciada mercancía en las playas próximas a Tarifa, la cual fue confiscada
posteriormente por las autoridades de dicha población
20
.
Estas medidas mencionadas anteriormente, a corto plazo no podían ser
efectivas, pues dejaba la defensa y seguridad de las mercancías castellanas en
manos de extranjeros. La guerra con Portugal consumía la mayoría de
esfuerzos castellanos, por lo que el rey no podía desarrollar una política de
defensa naval propia y efectiva. En 1401 se llegó a una tregua estable con
Portugal, pues hasta la firma de la paz definitiva el 15 de agosto de 1402 no
volvió a producirse ningún enfrentamiento armado
21
. Una vez finalizada la
guerra con Portugal, Enrique III disponía de total libertad para organizar una
política anticorsaria efectiva en el Atlántico y en el Mediterráneo. Los tiempos
de total impunidad para los maleantes del mar tocaban a su fin.
Apéndice documental
1402, noviembre, 4, Segovia.
Carta de Juan Martínez, armador real, pidiendo al almirante de Castilla, Diego
Hurtado de Mendoza, que confirmara dos cartas de pago, fechados en 1398,
referentes al armamento de naves y defensa de la costa atlántica andaluza,
durante la pasada guerra con Portugal.
AHNob, Osuna, C. 1976, D. 36.
Almirante, señor, yo Juan Martínes, armador, me encomiendo en la
vuestra graçia e en la vuestra merçet, conmo de aquel a quien so tenido de
servir e ser amado. Almirante, señor, sabed que esto(y) dando cuenta de las
armadas pasadas, de seys años acá. E por quanto algunas cosas que se
despendieron en las dos barquas, la una que levó vuestro hermano, Eñigo
20
ACA, CR, reg. 2172, ff. 182v-183r. Este suceso fue comunicado por Martín I al rey castellano
Enrique III, al condestable Ruy López Dávalos, al canciller Pedro López de Ayala y al
almirante Diego Hurtado de Mendoza.
21
SUÁREZ BILBAO, Fernando:
Enrique III
, La Olmeda, Palencia, 1994, pp. 184-185.