Página 10 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © José Marcos García Isaac, 2017
117
como los Bethlen, los Bathory, los Nadasny, los Hunyadi, los Bocskai y los
Szapolyai, que desbancan a las familias tradicionales
17
.
Es ahora, en este momento, como indica Ferdinandy, “cuando los
nobles adquieren títulos nobiliarios de estilo occidental, y cuando su poder
empieza a competir seriamente con la monarquía”
18
. Así pues, en 1351 en la
Dieta de Hungría, el hijo de Carlos Roberto I, Luis I “el grande”, se establece
el derecho de los nobles a establecer mayorazgos, derecho que antes no
tenían, pues en la legislación se establecía que todos los hijos debían de
heredar más o menos la misma cantidad de bienes
19
. Esto originara los
grandes dominios de la nobleza húngara, que perduraran muchos de ellos
hasta el final de la Primera Guerra Mundial en 1918. Los nobles aun así,
reconocían naturalmente el poder del rey, pero solo reconocían la jurisdicción
personal del “rey coronado”.
Pese al aumento de las aspiraciones de la nobleza, si bien los grandes
linajes tenían mayor prestigio que la baja nobleza, en libertad e igualdad
jurídica eran iguales, y este es uno de los principales argumentos, como
indica Ferdinandy, “que se conformase una nobleza privilegiada sobre el
resto, como si ocurría en la Europa Occidental”
20
. El estado húngaro pues, se
mantuvo fiel a la concepción tribal de sus comienzos, cuando se conformó el
reino como una unión de guerreros libres y esto se dio tanto en la época de la
casa de Arpad, como en los siglos XIV y XV
21
.
17
Ocurre lo mismo que vemos en otros estados medievales cuando se entroniza una nueva
dinastía, que en muchas ocasiones las familias más antiguas son apartadas a favor de otras
nuevas que han luchado a favor del pretendiente vencedor, como puede verse en el caso de
Castilla con la entronización de Enrique II de Trastámara.
18
Op. cit., pp. 66-68.
19
Nuevo órgano representativo del reino, donde solo acudían nobles y eclesiásticos. Este
órgano es un nuevo triunfo de la nobleza, pues han conseguido excluir a las ciudades (que
a diferencia de la Europa Occidental, no cuentan con autonomía concejil) de la
representación regia. Como fuente: ibídem.
20
Op. cit., p. 67
21
Pese a las pretensiones de la alta nobleza, que buscaba distinguirse frente al resto de las
clases privilegiadas del Reino de Hungría.