Página 11 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © José Marcos García Isaac, 2017
118
Durante el reinado del sucesor de Luis I, su yerno Segismundo I de
Luxemburgo, hijo menor del emperador Carlos IV, veremos una estrategia del
monarca para vincular a su persona a los nobles del reino: mediante la
formación de una orden de caballería, cuyo nombre fue la “Orden del Dragón”
que aglutinara a todos los potentados del reino para defender a Hungría
frente a una nueva amenaza: los turcos otomanos.
El 13 de Diciembre de 1408, el rey Segismundo de Luxemburgo, hijo
del emperador Carlos IV y rey de Hungría entre 1387 y 1437, redactaba los
estatutos de unas de las órdenes monárquicas de caballería más
desconocida y más envuelta en un sinfín de leyendas, la “Orden del
Dragón”
22
. Pero ¿Qué era exactamente esta orden? Siguiendo la opinión de
D´Arcy Jonathan Dacre Boulton, no se trata exactamente de una orden de
caballería, sino de una “sociedad” o “comunidad” de nobles unida mediante
juramento de obediencia y fidelidad al rey Segismundo para combatir a los
enemigos de la fe cristiana
23
.
El rey Segismundo había llegado al trono de Hungría casi por
casualidad mediante matrimonio con la hija heredera del rey Luis I, María.
Ese año se inició un conflicto que enfrentó a la nobleza del reino en dos
bandos, uno que apoyó al pretendiente Carlos de Durazzo, y posteriormente
al hijo de éste, Ladislao, y otra parte que defendía la legitimidad de María y su
marido. No será hasta la proclamación de Ladislao como rey de Nápoles en
1390, cuando el conjunto de la alta nobleza de Hungría apoye con
unanimidad a María y a Segismundo como soberanos. La reina María
fallecería en 1395 sin haber dejado descendencia, por lo que la corona paso
a su marido.
22
Cuyo nombre en latín era “Societas Draconistrarum”.
23
En su obra:
The knights of the Crown, the monarchical orders of knighthood in later medieval
Europe
, The Boydell Press, Woodbridge, 2000, p. 348.