Página 20 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 35, (2020). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2020
P á g i n a
| 95
obra evaluada. Este elemento subyace, como apunta Florit (2017: 33), “en la
amistad o enemistad, la simpatía o antipatía entre los censores de turno y el
escritor, factores que debieron de tener considerable trascendencia a la hora
de decidir censuras”.
Existían toda una serie de temas que eran objeto de un cuidado
análisis y cribado por parte de los censores. Entre estos destacaban los
referentes a posibles temáticas heréticas, judaicas o relativas a las
supersticiones, todo aquellas cuestiones que no se adecuasen debidamente a
la ortodoxia católica, el tratamiento dado a las figuras de los santos, escenas
en las que se entremezclasen lo profano con lo sagrado, el debido respeto a
determinados personajes históricos y a todos aquellos temas o alusiones que
pudieran resultar subversivos o que minasen la autoridad y decoro del rey y
sus ministros.
A su vez, desde las autoridades civiles y eclesiásticas se aconsejaba a
los escritores sobre aquellos temas que eran los más apropiados para su
tratamiento y representación. En 1644, en respuesta a consulta elevada por
Felipe IV, el Consejo de Castilla emitió al respecto la siguiente
recomendación:
“Que las comedias se redujesen a materias de buen ejemplo,
formándose de vidas y muertes ejemplares, de hazañas valerosas, de
gobiernos políticos, y que todo esto fuese sin mezcla de amores. Que para
conseguirlo se prohibiesen casi todas las que entonces se habían
representado, especialmente los libros de Lope de Vega, que tanto daño
habían hecho en las costumbres” (Florit, 2017: 38).
Queda aquí clara la orientación propagandística que del poder y la
moral se quiere hacer desde las élites ligadas al gobierno y a la defensa de
una monarquía acosada por una importante crisis política y económica. Junto