Página 22 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 35, (2020). ISSN 1695-6214 © Lorenzo Silva Ortiz, 2020
P á g i n a
| 97
cuestiones que más perturbaron y desesperaron a quienes ejercían la
censura, a los cuales, según Florit:
“[…] no se les ocultaba que si bien podían tachar o eliminar los
pasajes escritos que les parecieran inmorales o contrarios a la Fe y buenas
costumbres, les resultaba imposible censurar los signos paraverbales que
tanto les irritaban” (Florit, 2017: 40).
Ademanes y meneos deshonestos, gestos provocativos, la utilización
de objetos como representación alegórica de otros, utilización del habla para
cambiar el sentido de la palabra escrita, entre otros, fueron formulas utilizadas
para eludir la censura y hacer llegar en gran medida, el mensaje original a
unos espectadores cada vez más acostumbrados a estas prácticas que se
desarrollaban en los corrales de comedias.
5. Consideraciones finales.
Parece indudable que tanto
El Príncipe despeñado
como
El amor
constante,
cumplieron una función de divulgación filosófica y política al
servicio de la razón de estado católica y del antimaquiavelismo promovidos
por Mariana y Ribadeneyra, cuyo mensaje fue endulzado en posteriores
obras –tanto por ellos como por otros autores- tras el asesinato de Enrique IV
de Francia.
El teatro del Siglo de Oro, orientado por unos autores fuertemente
implicados en las corrientes que pedían una regeneración política y espiritual
del imperio, se puso del lado de un dirigismo estatal guiado por la nueva
razón de estado
católica
que fue bien acogido en la corte –sobre todo por
Felipe IV y por Olivares- a la vez que insistía en convertirse en el espejo de
reyes que sirviese de guía y recordatorio a los gobernantes.