Página 26 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Gaspar M. Chí Góngora, 2018
P á g i n a
| 119
sus estancias, aprovechando lo tributado a través de sus encomiendas, siendo
esta una manera “parasitaria” de proveerse y abastecer a la capital de Mérida.
Las autoridades locales en la Nueva España poseyeron dentro de sus
funciones: velar por las necesidades básicas de los habitantes españoles de
los centros urbanos; entre ellas las alimenticias. Precisamente por ello crearon
leyes e instituciones para abastecer a las capitales, entablando una lucha
constante contra los especuladores y regatones para evitar el monopolio de
alimentos primordiales: principalmente el maíz, el fríjol y otros alimentos de
origen animal como la carne de ganado y cerdo.
En comparación, con el pósito rural de fines del siglo XVIII en Yucatán; el
pósito urbano se instauró en las ciudades de Mérida, Campeche y Valladolid
desde el siglo XVII; su función primordial consintió en ser una reserva
emergente durante tiempos de crisis maiceras en el mercado público.
“En atención a estar inmediato el tiempo de expender los mayces del pósito y
la alhóndiga de esta ciudad de Mérida (…) con importancia de reponer otros
nuebos, debian mandar y mandaron a Don Joseph Zalvagueti, mayordomo
del pósito y la alhóndiga proceda a la venta de los maíces que se hallan
existentes en los días que reconociese escasez para alivio del común”
40
40
“sesión del ayuntamiento de Mérida del 16 de julio de 1764, sobre la aprobación de
la venta del grano y el pósito ante la escasez de maíces en la ciudad” CAIHY, Manuscritos,
Actas de cabildo, ayuntamiento de Mérida y otros documentos –cedulas reales del 1 de enero
de 1761 al 22 de agosto de 1766, libro.4, f.130.
La venta de granos del pósito y la alhóndiga eran realizadas una vez aseguradas y
apartadas cargas de maíz en los pueblos suministradores, y en tiempos de buenas cosechas,
pues el grano para evitar se pudra en los almacenes era vendido al público a precio de costo,
para ser empleadas las ganancias en la compra de maíz nuevo.