Página 3 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVIII, 32, (2018). ISSN 1695-6214 © Gaspar M. Chí Góngora, 2018
P á g i n a
| 96
Introducción
El muralista Castro Pacheco se inspiró al realizar su obra “sequía,
peste y hambre”
1
, en el trabajo de Ricardo Molina Hübbe
Las hambres en
Yucatán
, donde hace un recuento de 16 hambrunas suscitadas entre 1535 y
1835. En la pintura se aprecia una familia maya en estado de extrema
desnutrición, con la cara cadavérica y el cuerpo pegado a los huesos, como
si fueran animales perdidos en medio del monte, suplicando a los dioses les
libren de sus sufrimientos y los lleven al paraíso celestial.
El maíz fue y ha sido el alimento vital, en todos los pueblos americanos;
2
su
escasez era mal presagio, advertía tiempos de hambrunas, especulación,
muerte y desorden social.
3
A la llegada de los españoles a América y en
particular a lo que hoy conforma la península de Yucatán, se percataron de la
1 La pintura se encuentra en exhibición permanente en el Salón de la Historia,
ubicado en el palacio de Gobierno de Yucatán.
2 He dicho, el maíz es la planta principal en la alimentación de los mayas, pero,
podemos inferir, a falta del maíz, ¿el indio no tuvo otra opción para subsistir?, existen
diversos factores que debemos tener en consideración, entre ellos, la cultura alimenticia de la
sociedad maya. Fray Diego de Landa menciona “que el mantenimiento principal es el maíz,
del cual hacen diversos manjares y bebidas (...) comen bien cuando tienen y cuando no,
sufren muy bien el hambre y la pasan con muy poco”. Landa, 1984, pp.43-44.
3 Florescano ha demostrado una correlación aceptable, entre los fenómenos
meteorológicos y los ciclos agrícolas, estando en relación directa con los ciclos de precios, es
decir las crisis agrícolas, fueron y siguen siendo crisis sociales, desencadenando una serie
de efectos: escasez de granos, carestía, hambre epidemias, reducción de casamientos y
nacimientos, grandes desplazamientos de población, desorden social etc. Florescano, 1968,
pp.517-519.