Página 31 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 36, (2020). ISSN 1695-6214 © Angel Santos, 2020
P á g i n a
| 102
Año XX, Número 36, Julio 2020
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
disturbios en la ciudad, con virulentos enfrentamientos entre ambos grupos.
Los conversos sitiaron la catedral, donde se habían refugiado los “cristianos
limpios”. Los combates se recrudecieron después de la muerte de dos
canónigos. Se originó un gran incendio (¿iniciado por los conversos para
obligar a salir a los sitiados o producido en el fragor de los combates entre
ambas fuerzas o calcinadas por los cristianos viejos como venganza contra
los conversos?) que destruyó casi todos los edificios existentes en una
extensa zona del centro (desde la plaza de la Magdalena hasta amplios
alrededores de la catedral). Los conversos, asustados por los resultados, se
plegaron, y los cristianos viejos lograron reducirlos, iniciando una fuerte
persecución y represalia: saqueos de sus domicilios, muertes, exilios y
deportaciones. Ambas partes se acusaban mutuamente de ser los causantes
del ambiente enrarecido: los cristianos viejos acusaban a los conversos de
premeditación en los acontecimientos y estos se defendían aduciendo la
persecución y hostilidad que sufrían constantemente. Una de las
consecuencias derivadas de estos graves sucesos, fue el que se mantuviera
vigente en Toledo la Sentencia-Estatuto contra los conversos, prohibiendo
que pudieran detentar cargo alguno así en lo seglar como en lo eclesiástico
46
.
Esta animadversión no cesó en años posteriores, sino que se fue
incrementando, lo que se tradujo en la legislación que se aprobó en las
Cortes de Toledo del año 1480. En ellas se decretó la separación física de los
barrios judíos y los cristianos, con el fin de evitar el trato entre ambas
comunidades y el proceso culminaría con la expulsión de todos aquellos
judíos que no quisieran abrazar la religión cristiana. La presión contra los
conversos desembocó en el “Estatuto de Limpieza” en 1547 por el que el
cardenal Juan Martínez Silíceo impondrá en la Iglesia de Toledo la exigencia
46
Para una visión más completa de este suceso ver BENITO RUANO, E.,
El alboroto de 1467
contra los conversos
, cap. III del libro
Toledo en el siglo XV,
Madrid, 1961, pp. 93-102