Página 39 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 36, (2020). ISSN 1695-6214 © Angel Santos, 2020
P á g i n a
| 110
Año XX, Número 36, Julio 2020
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
Gutierre ordenó que las casas de los judíos fueran ocupadas por los moros y
que la sinagoga fuese utilizada como mezquita por estos
67
, lo que nos
demuestra que la colonia mora debía ser numerosa por entonces.
Un suceso singular ocurrió en esta población, como consecuencia de
las revueltas ocurridas en Toledo y su posterior pacificación. En 1450, según
nos cuenta Óscar López Gómez
68
, Pedro Girón, a quien Juan II había puesto
al frente de la ciudad, en sustitución de Pero Sarmiento, decidió resarcir a los
toledanos de los abundantes tesoros que Pero Sarmiento, producto de sus
saqueos, había exigido llevarse para abandonar la ciudad, como se le ordenó,
cantidad que ascendía a unos 30.000.000 de maravedíes. Para ello formó
una tropa que, a modo de bandoleros, fuera realizando expolios en diversos
lugares y su producto se ingresara en la hacienda de los toledanos. Al
parecer, el lugar que únicamente padeció este atropello fue Torrijos, villa que
nunca vio reconocido el ultraje recibido. ¿Por qué Torrijos? Quizás fuera la
villa más rica del entorno de Toledo y era significativo empezar por ella. Muy
elocuente es que para el mando de esta banda había elegido a diversos
personajes, cristianos viejos, partidarios de Sarmiento, por lo tanto, contrarios
a los conversos. El asalto se produjo en noviembre de dicho año. El ataque
fue extremadamente violento. No se salvó de la agresión ninguna vivienda ni
persona, ni siquiera la iglesia parroquial, donde los más acaudalados habían
tratado de esconder sus pertenencias más valiosas. Aquellos que osaron
hacer frente a los agresores fueron eliminados violentamente y los más
potentados fueron conducidos a Toledo con el fin de exigir un rescate por sus
personas. El botín fue enorme entre joyas, dinero, animales…, dejando a la
población esquilmada.
67
RUIZ-AYÚCAR, J. M.,
Historia de Torrijos
, pp. 220 y 230
68
LÓPEZ GÓMEZ, O., “El saqueo de la villa de Torrijos…”, pp. 26-36