Página 41 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 36, (2020). ISSN 1695-6214 © Angel Santos, 2020
P á g i n a
| 112
Año XX, Número 36, Julio 2020
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
Hasta hace poco existió un resto de la muralla que servía de
cerramiento a la judería, o zona de residencia de los hebreos, la cual, por un
error imperdonable, en 2006 se dejó que se derrumbara cuando se hacían
unas obras de reforma en la carretera. Los judíos pasaron a tener otra judería
en lo que hoy es la calle de Gibraltar Español, aunque más reducida y
sencilla, con su sinagoga y matadero. La población judía contó con dos
sinagogas y la morisca, como ya dijimos, con dos mezquitas, sobre una de
las cuales se construyó la Colegiata.
Época de los Reyes Católicos. Los conversos. La Inquisición.
Ya expusimos que a raíz de los asesinatos y de la persecución furiosa
de judíos en 1391, el miedo a perder bienes y vida hizo que muchos se
“convirtieran” (entre enero de 1413 y noviembre de 1414, según los notarios
cristianos tres mil judíos pasaron por la pila bautismal
72
) lo que dio origen a
otro problema y un nuevo conflicto, el de los “conversos o cristianos nuevos”.
Pronto muchos de estos conversos –los más emprendedores, laboriosos y
avispados–, ya súbditos de pleno derecho, lograron escalar rápidamente
puestos relevantes en la sociedad cristiana comprando cargos
administrativos, o entrando en la judicatura, en las universidades, en las
canonjías, en las sedes episcopales y obteniendo títulos nobiliarios mediante
matrimonios con la aristocracia arruinada y venida a menos, con el fin de
conseguir su reconocimiento en la sociedad cristiana a la que hacía poco
habían accedido, aunque, en general, tuvieron bastante difícil su integración
en esta sociedad.
Este encumbramiento y su ostentación produjo en el pueblo una
envidia que se tradujo en odio, pensando que aquella conversión no había
72
LIKERMAN DE PORTNOY, S. M., “El mundo íntimo de los sefardíes en las aljamas
castellanas…”,
p.87