Página 48 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XX, 36, (2020). ISSN 1695-6214 © Angel Santos, 2020
P á g i n a
| 119
Año XX, Número 36, Julio 2020
Depósito Legal M-34.164-2001
ISSN 1695-6214
RR.CC. Tras la visita del mesiánico cardenal Cisneros a Granada en 1499,
acompañada de una política de evangelización mucho más dura que la
observada hasta el momento por el arzobispo Hernando de Talavera, se llevó
a cabo una serie de conversiones forzadas a lo que siguió una quema de
libros islámicos. Esto propició una insurrección que comenzó al año siguiente
y duró aún otro año. Una vez sofocada la rebelión, como castigo, en 1502, se
obligó a elegir a los mudéjares de Castilla entre el bautismo y el exilio. En
Maqueda se bautizaron 68. Con esta política, similar a la seguida con los
judíos, Isabel abolió la libertad de cultos en sus dominios, con lo que crearía
un nuevo problema en el seno de la estructura de la sociedad cristiana, el de
los moriscos (conversos musulmanes al cristianismo).
Época de los Austrias
En 1525 Carlos V adoptó similares medidas a las de sus abuelos en el
reino de Aragón. A partir de 1526 ya no hubo oficialmente musulmanes en
España; extendiéndose a todo el territorio nacional el problema de los
moriscos, pero con mayor incidencia en unos territorios que en otros. Los
lugares más conflictivos eran aquellos en los que la comunidad morisca era
más numerosa: Granada y Valencia.
Ante las dificultades para la instrucción de los moriscos en la doctrina
cristiana –pues rechazaban muchos de los dogmas y sacramentos que les
trataban de inculcar–, la Inquisición les concedió una moratoria de cuarenta
años para su total conocimiento y auténtica integración religiosa. A partir de
ese momento las medidas contra los que siguieran practicando ocultamente
la religión islámica se endurecerían (esta práctica, que
se denominaba
“taqiyya” en términos islámicos, les estaba permitida por los juristas
musulmanes de fuera de España siempre que fuera para preservar la vida).
No obstante, pronto se les fueron reduciendo las garantías obtenidas,
suspendiendo la utilización de la lengua árabe, las vestimentas de tipo