Página 5 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Historia Digital
, XVIII, 31, (2018). ISSN 1695-6214 © José Marcos García Isaac, 2018
120
una concentración de galeras en Cartagena, las cuales estaban siendo
reunidas por orden del rey
9
.
Con toda probabilidad, estas galeras que se reunían en Cartagena eran
tripulaciones corsarias, con licencia de Enrique III para hacer todo el daño
posible al tránsito comercial entre Portugal y las repúblicas italianas. El corso
no solo fue utilizado en las costas mediterráneas, también fue muy activo en la
costa atlántica andaluza y gallega. En 1397 el corsario Martín Ruíz de Medrano
escribía al rey castellano sobre unas naves portuguesas que había capturado
cerca del Cabo de san Vicente:
… yo escribí a la vuestra merçed (…) las cosas como avian acaesçido en razon
de lo que la vuestra merced me mando de cómo avia tomado dos naos e una
barcha. En la qual, señor, sabra la vuestra merçed que pasaron grand afan
estos que la vuestra merçed mando que comigo vinieran por las tomar, e
fueron feridos muchos e murieron pieça de gente, e despues que venimos a
Santlucar de los que avian ferido mueren de cada dia (…) Otrosi, señor, la nao
Bezerra e la otra estan tales que se conviene adobar, porque son buenas
10
En ese mismo año, concretamente en mayo, el almirante Diego Hurtado
de Mendoza, al mando de una flota de cinco galeras de guerra, interceptó en el
Estrecho de Gibraltar un grupo de siete galeras genovesas, las cuales
transportaban suministros para los portugueses. La victoria fue total para los
castellanos, capturando cuatro de las embarcaciones ligures, las cuales fueron
enviadas a Sevilla
11
. Tanto Alonso Barrantes de Maldonado como Diego Ortiz
9
Archivo Municipal de Murcia, Serie 3, n. 260, ff. 76v, 77v, 80r-81r. Estas noticias son relativas
al dispendio económico y alimenticio que libró el mayordomo del concejo de Murcia en favor
de un “ballestero del rey, nuestro señor, que vino a las galeas, a Cartajena”.
10
SUÁREZ FERNÁNDEZ, op. cit., p. 101. Similar reporte, sobre las presas de los corsarios
castellanos en Galicia, dio en septiembre de 1397 Fernando Alfonso al rey. El documento se
encuentra publicado en: ibídem, pp. 102-106.
11
GARCÍA DE CASTRO, op. cit., p. 186. El episodio lo narran, entre otros, Alonso Barrantes de
Maldonado, en su obra Ilustraciones de la casa de Niebla: VV.AA:
Memorial Histórico
Español
(tomo X), Imprenta Nacional, Madrid, 1857, pp. 8-9 y ORTIZ DE ZÚÑIGA, Diego: