Página 6 - Historia Digital

Versión de HTML Básico

Historia Digital colabora con la
Fundación ARTHIS
Historia Digital
, XVII, 29, (2017). ISSN 1695-6214 © José Marcos García Isaac, 2017
113
regali curiae vel comitis praepositorum,
en donde se disponen los modos de
armar y dirigir las glebas de siervos para la guerra.
Así pues, como conclusión, podemos decir sin temor a equivocarnos
que los dos libros de leyes del rey Esteban I de Hungría, dieron los resultados
esperados por el monarca, pues un reino surgido de la nada, sin ningún tipo
de tradición jurídica ni monárquica de corte occidental, en 1038, a la muerte
del rey santo, había no solo igualad, sino incluso superado en algunos
aspectos a las monarquías más antiguas de la Europa Occidental
11
. Pero,
cabe preguntarse como quedó la nobleza tradicional húngara, descendiente
de los jefes y caudillos de las siete tribus magiares, en el nuevo organigrama
estatal creado por el rey santo, y esta es desde luego, la gran pregunta que
se ha hecho la historiografía medieval húngara: ¿hubo o no feudalismo en
Hungría?
Como bien afirma Miguel de Ferdinandy, “las transformaciones del
siglo XI desestructuraron las organizaciones de las estirpes, pero los linajes
se conservaron en todo el país, y con ellos también el derecho
consuetudinario de las familias, algo que no se atrevió a tocar Esteban I”
12
. Si
se estableció una jurisdicción interna basada en el poder del “pater familias”.
Tampoco cambiaron en nada las formas de herencia de los linajes. Según
estas, las propiedades eran posesiones de toda la familia. Los descendientes
de las grandes familias magiares, poseían sus tierras de derecho propio
desde la época de la conquista, no debiendo por ellas a nadie ningún
servicio
13
.
11
Uno de los mayores logros de Esteban fue el control de la monarquia húngara sobre los
nobles, quienes no alcanzaran mayores cuotas de poder hasta la gran crisis del siglo XIV.
12
DE FERDINANDY, Miguel:
Historia de Hungría: un pueblo entre oriente y occidente
, Alianza
Editorial, Madrid, 1967, pp. 66-68.
13
Ibídem.